Regresó el empresario árabe y cumplió su promesa: donó computadoras a colegio de Trujillo

"Hemos regresado para cumplir las promesas que le hicimos a Víctor y a su escuela", expresó Yaqoob Yusuf Ahmed Mubarak en el distrito de Moche en Trujillo.

Filántropo árabe durante una ceremonia en la plaza de armas de Moche. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Rolando Gonzales

El empresario árabe Yaqoob Yusuf Ahmed Mubarak volvió al distrito de Moche en Trujillo (región La Libertad) y cumplió la promesa de donar computadoras al colegio emblemático Ramiro Ñique, donde estudia Víctor Angulo, un escolar que se ganó el aprecio del hombre de Bahréin por estudiar en la calle bajo la luz de un poste de alumbrado público.

"(Cuando estuvimos en México) pregunté, ¿acaso voy a regresar solo para disfrutar de la comida? No. Vamos a regresar también para cumplir las promesas que le hicimos a Víctor y a su escuela"; expresó el hombre de negocios durante una ceremonia celebrada en la plaza de armas de Moche.

Además, el magnate presentó a la empresa que estará a cargo de la construcción de la casa del escolar. También anunció que regresará en diciembre para estar presente en la ceremonia de promoción escolar.

Yaqoob Yusuf Ahmed Mubarak también tuvo un noble gesto con un escolar con discapacidad física. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Rolando Gonzales

Ambiente apropiado  

El gerente regional de Educación de La Libertad, Rafael Moya, recomendó al director del colegio Ramiro Ñique acondicionar un ambiente adecuado para el uso de los equipos electrónicos, mientras se agiliza el trámite para que el donativo llegue a manos de los estudiantes.

"Hemos recomendado al director asegurar un ambiente porque las máquinas deben estar en un buen lugar. Son 30 computadoras, dos fotocopiadoras y un sistema integrado de vigilancia", anotó.

El gerente Rafael Moya recomendó al director del colegio Ramiro Ñique acondicionar un ambiente adecuado para el uso de las computadoras. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Rolando Gonzales

Ama la gastronomía mochera

El empresario árabe confesó estar enamorado del arte culinario de Moche. Manifestó que volvió en menos de 15 días a este distrito, no solo para cumplir su promesa a los escolares, sino también por la deliciosa gastronomía. "En el reino de Bahréin (de donde el filántropo procede), hay una bebida que se llama vinto, que es más dulce que la la chicha morada. Más me gusta la chicha morada. Si hubiera podido llevar 10 litros, lo habría hecho", declaró.

¿Qué opinas?