Los profesores de Alison siempre la apoyan comprando sus papas a la huancaína. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Paty Chirinos

Alison Suyon Arcila es una jovencita de 17 años, la mayor de tres hermanas, egresada del Colegio de Alto Rendimiento en Chiclayo (región Lambayeque), quien no ha parado de soñar en convertirse en una ingeniera de sistemas. Y su falta de recursos económicos no le detienen sus aspiraciones. 

Ella egresó del Colegio de Alto Rendimiento (COAR) el año pasado y destacaba por su habilidad con las matemáticas. Cuando terminó el quinto de secundaría, quiso seguir estudiando y buscó la oportunidad de ganarse una beca, esta vez, en una universidad.

“Gané mi beca para estudiar Ingeniería Civil en la universidad de Córdova, en España. Me cubre los cinco años de estudio, el alojamiento, pero no me cubre los pasajes”, contó Alison.

Esto no la desanimó y, ante la adversidad, decidió salir junto a su madre a vender papas a la huancaína por diferentes zonas de la ciudad de Chiclayo, y también afuera de su excolegio, donde sabía que sus profesores y quienes la conocen, la apoyarían comprándole el producto a dos soles.

Alison se levanta muy temprano para ayudar a su madre, Verónica Arcila, con la preparación de las papas a la huancaína y los refrescos. Luego enrumban con sus cosas para algún punto de la ciudad, donde esperan vender al menos unos 100 platos. La idea es juntar dinero y llegar a al menos cinco mil soles para costear sus trámites y el viaje.

“Nunca he tenido que estar exigiéndole con su tarea, desde chiquita le ha gustado el estudio y aparte de eso, le ha gustado ayudarme vendiendo papitas, empanadas, refrescos. Estoy orgullosa de mi hija”, dijo la madre.

En el colegio es muy estimada por sus profesores, administrativos y personal de seguridad, quienes siempre la apoyan comprándole papitas a la huancaína, porque saben que con eso, ella podrá ir en busca de un gran futuro.

“Todos los profesores y la comunidad buscamos apoyar el talento de esta exalumna. Quizá no es de la forma que quisiéramos, pero tratamos de hacerlo”, comentó Paúl Rodríguez, exprofesor de Alison.

La directora del COAR, Mery Mocarro Aguilar, fue otra de las personas que se mostró orgullosa por los logros de la aplicada Alison.
“Es un orgullo para nosotros porque sabemos que las universidades extranjeras son bastante exigentes. Aquí (COAR) también somos rigurosos y es grato escuchar que gracias a eso, nuestros alumnos siguen creciendo”, dijo Mery Mocarro.

Proyectos

Alison Suyon quiere regresar a Chiclayo convertida en una profesional, para poder ayudar a su madre y a sus dos hermanas, una de 6 años y otra que aún está en el vientre de su madre.

“Quiero ser el ejemplo para mis hermanas, quiero que ellas sigan mis pasos y por eso voy a salir adelante. También quiero proponer proyectos para mi ciudad”, afirmó Alison.

Alison quiere ser un modelo para muchos jóvenes que, ante la falta de recursos económicos, suelen frustrar sus sueños. Sin embargo, nada puede frenar a alguien cuando las ganas y la motivación son mayores.

Sepa más:
¿Qué opinas?