Un grupo de maestros que no reciben el pago de sus sueldos desde hace dos semanas intentaron ingresar a la sede regional, para exigir sus pagos. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Kevín Rodriguez

Un enfrentamiento entre maestros y policías se registró durante una protesta en el frontis de la sede del Gobierno Regional de Loreto, en la ciudad de Iquitos. Los agentes tuvieron que usar bombas lacrimógenas para dispersar a los docentes que intentaron ingresar a la fuerza al local.

El secretario general del Sute Loreto, Eliazar Pezo, indicó que son 7 mil profesores de la provincia de Maynas, que no recibieron sus sueldos del mes de diciembre y tuvieron que pasar las fiestas de Navidad y Año Nuevo sin dinero, ya que debieron abonarles el 21 del mes pasado, según cronograma de la Dirección Regional de Educación, pero eso nunca pasó.

“Lamentablemente, son más de 7 mil maestros que estamos pugnando que nos paguen el sueldo, porque ya la olla no aguanta y los días han pasado. La autoridad nos responde con represión policial con bombas lacrimógenas, perdigones. Si uno o 20 maestros son afectados, responsabilizamos a la señora Linda Ángulo, directora regional de Educación. de todo lo que pase a los colegas”, dijo.

El dirigente de los docentes explicó que la falta de pago se debe a un déficit presupuestal que denunciaron en el mes de octubre del año pasado y que las autoridades no hicieron nada para solucionar el problema.

La directora regional de Educación, Linda Ángulo, indicó que al realizar otros pagos, el sueldo de los maestros fue afectado, y pidió comprensión a los profesores hasta que puedan depositarles sus sueldos.

El profesor Sergio Ríos, secretario general del Sute Maynas, denunció el hecho ante el Ministerio Público, la Contraloría y la Defensoría del Pueblo. También señaló en RPP Noticias que la falta de pago hace imposible la planificación para el inicio del año escolar por lo que pidió la destitución de la directora regional de Educación.

RPP conoció que la profesoras que resultaron heridas durante el enfrentamiento con la Policía Nacional están fuera de peligro.