El Poder Judicial otorgó 10 días de investigación preliminar y posteriormente el fiscal que dirige el caso pedirá la prisión preventiva. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Cortesía PNP

Un grupo de 15 personas investigadas por presuntamente integrar la organización criminal denominada “Los Despiadados de Talara” fueron capturados la madrugada de este martes en la provincia de Talara (región Piura).

Según la Fiscalía Especializada en Crimen Organizado, hay evidencias de delitos como robo agravado, marcación, extorsión y asesinatos cometidos sin piedad.

La policía ha determinado hasta 40 delitos cometidos por esta organización criminal compuesta por 29 personas, según el Ministerio Público. Aunque solo 15 de ellas fueron trasladadas a la sede de la División Investigación Criminal, en Piura.

En el operativo participaron 33 fiscales, así como un contingente policial que se desplegó hacia 32 viviendas. En todas se procedió al descerraje.

También se intervino, en la cárcel, a tres integrantes de la banda que ya venían purgando condena en el penal de Piura, entre ellos el presunto cabecilla, Julio Roberto Zapata Chapilliquén, alias “Pakito”.

El Poder Judicial dispuso 10 días de investigación preliminar y, posteriormente, el fiscal que dirige el caso, Orlando Urbina Serqueira, pedirá la prisión preventiva para los investigados

Los detenidos:

Hasta el momento se ha logrado la captura de Luis Alberto Ramos Sernaqué, Jorge Luis Ramos Sernaqué, Edwin Bryan González Gala, Jhisty Huamán Umbo, Jurgen Klinsmann López Távara, Luis Correa Jirón, Andy Moisés Amaya Sullón, Daniel Alfredo Gómez Lisa, Helen Margot Feijoo Céspedes, Greter Angélica Guzmán Dios, Estéfano Castillo Navarro, Diego Paul Morales de la Cruz, Josué Elías Vivas Vílchez, Jean Pierre Alva Arismendiz y Ana Gabriela Hidalgo Falla.

detenidos
Fueron 15 de los 29 sospechosos que fueron detenidos. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Cortesía PNP

NUESTRSO PODCAST

Entrevistas ADN

El politólogo del Centro Wiñaq dijo que los cambios de Constitución en Venezuela, Ecuador y Bolivia terminaron en una mayor concentración del poder.