Piura: ronderos secuestraron a juez que se negó a darles información sobre un caso judicial

Un grupo de ronderos de un caserío llegó durante la noche a casa del juez para retirarlo a la fuerza y llevarlo hasta un descampado para golpearlo y liberarlo a las pocas horas luego de que conocieran que su familia y la Policía lo estaban buscando.

Centro Poblado San Juan de Curumuy, en Piura. | Fuente: Imagen referencial: RPP

Unos 20 ronderos secuestraron la noche del jueves al juez de Paz del caserío Lágrimas de Curumuy en el Medio Piura, Máximo Timána. Según contó a RPP el agraviado, los ronderos llegaron a bordo de motos lineales y mototaxis, algunos de ellos con pasamontañas; dos de ellos ingresan a su casa y lo sacaron a empujones, mientras otros dos lo esperan en la puerta de un vehículo y lo metieron a la fuerza para llevarlo hasta el caserío Juan Velasco, donde lo golpearon y lo retuvieron por más de dos horas.

Los ronderos llevaron al magistrado hasta un descampado donde lo golpearon con látigos. A las pocas horas fue liberado luego de que se enteraran de que su familia y pobladores de los caseríos San Juan de Curumuy y Lágrimas de Curumuy irían en su búsqueda apoyados con personal policial de la Divincri Sullana. Luego de retornar a su casa, el magistrado dijo que hoy irá a la comisaría de Los Algarrobos en Piura para declarar y denunciar lo sucedido.

El juez de Paz precisó que todo esto ocurrió por el caso de una venta irregular de un caballo que se encontraba extraviado que hicieron dos menores edad a una tercera persona. Según cuenta, al tomar conocimiento de este caso, el magistrado hizo de mediador entre el dueño del animal y los padres de los menores que vendieron el animal para acordar el pago de 1,200 soles y dar por cerrado el incidente.

Al conocer esta situación, los ronderos del caserío Juan Velasco le solicitan que dé el nombre de los menores de edad que vendieron el caballo. Al negarse Máximo Timaná a brindar esa información por considerar que ya se había llegado a un acuerdo, los ronderos lo citaron hasta en dos oportunidades y, ante su negativa, fueron hasta su casa al promediar las 7 de la noche y lo retiraron a la fuerza, acusándolo de "ladrón" y "corrupto" por no brindar la información de los menores y sus padres.

¿Qué opinas?