El líder nativo Alberto Pizango abandonó la Embajada de Nicaragua, en medio estrictas medidas de seguridad policial y resguardado por seguridad del Estado.

El dirigente amazónico salió de la delegación diplomática, ubicada en San Isidro, a bordo de una camioneta negra con destino al aeropuerto Jorge Chávez.

Patrulleros de la Policía Nacional acompañaban el recorrido del vehículo diplomático que trasladaba a Pizango, además se cerraron las principales calles de la avenida Pezet.

RPP informó que la Embajada de Nicaragua, donde Pizango se encontraba en calidad de asilado político, se encontraba desde tempranas horas de la mañana custodiada por un fuerte cordón policial, un promedio de 50 efectivos resguardan la seguridad.

La seguridad del Estado mantenía continúa comunicación con los policías motorizados para determinar la ruta que tendrá el vehículo que traslade a Pizango.

Se supo Pizango Chota se reunió con su abogado Marcos Barreto, quien se retiró de la delegación diplomática sin prestar declaraciones a la prensa.


PIzango llega al aeropuerto

Al promediar las 02.00 de la tarde Alberto Pizango llegó al aeropuerto Jorge Chávez, resguardado por 10 vehículos policiales, logrando ingresar por la puerta de la Dirección de la Policía Aérea.

Según informó RPP, todo hace indicar que el represente amazónico tomará una avión de Copa Airlines que sale a las 03.00 de la tarde rumbo a Panamá con escala final a Managua, capital de Nicaragua.

Se supo que periodistas que cubrían la información sufrieron algunos altercados con la policía. Efectivos amenazaron con metralletas a los hombres de prensa para evitar su avance.


Implicancias del asilo político a Alberto Pizango

El jurista Enrique Bernales consideró que no hace bien a un país democrático como el Perú, que haya un asilado político bajo la presunción de persecución política, en referencia al líder nativo Alberto Pizango.

El abogado explicó en declaraciones a RPP, que eso implicaría una falta de garantías en el Poder Judicial, por lo cual dijo el Gobierno tiene opciones para no pasar "por el penoso proceso de un desistimiento", al comentar la posibilidad de detener la denuncia en contra del ex dirigente de la Aidesep.

Por otro lado, dijo es necesario que el Ministerio Público investigue los sucesos ocurridos en Bagua (Amazonas).

"Lo que no se puede aceptar son situaciones de muerte solo por criterios de venganza. La impunidad no puede encubrir esos hechos .Ahí no hay crimen cultural, hay crimen a secas".

(Foto: EFE)