José Luis Lecaros, presidente del Poder Judicial. | Fuente: Foto: Andina / Video: RPP Noticias

El presidente del Poder Judicial, José Luis Lecaros, señaló que, si estuviera en el lugar del juez supremo Aldo Figueroa, tomaría la decisión de inhibirse de ver la casación presentada por la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, contra su orden de prisión preventiva.

"Si me preguntan desde el punto de vista personal, si yo fuese él sí lo haría, sí me inhibiría, pero como repito es decisión de él, no mía", señaló en declaraciones a la prensa al comentar los nuevos audios publicados por el programa Cuarto Poder.

Lecaros explicó que, a diferencia de un pedido de recusación, una eventual inhibición del caso tras la difusión de estos audios es "una decisión personalísima". Sin embargo, hizo un llamado al juez Figueroa "para que tome la decisión más adecuada para él como para el Poder Judicial".

"Obviamente no es la mejor conducta la que ha demostrado Walter Ríos y Figueroa. En estos audios, lamentablemente, el Poder Judicial está atado de manos, no puede tomar ninguna medida ni contra el señor Figueroa ni contra ningún otro magistrado porque la ley no nos faculta", señaló.

La verdad se devela

En agosto de 2018 el juez supremo Aldo Figueroa dijo a RPP Noticias que él no había recomendado a la jueza Mónica Hoyos, además dijo que conocía a Walter Ríos “en ocasiones protocolares” y negó que fueran amigos. 

Nuevos audios publicados este domingo por el programa Cuarto Poder develan que todo esto fue falso. El ingreso de la jueza Mónica Hoyos fue coordinado entre ambos magistrados y la relación entre ellos era más que una amistad: hermandad, se podría decir. 

Hermanito”, el acostumbrado llamado de los integrantes de ‘Los cuellos blancos del puerto también era un calificativo para Aldo Figueroa. El dominical explica que las conversaciones entre ambos se dieron entre enero y abril de 2018. 

En un audio entre Walter Ríos y su asistente Gianfranco Paredes, ambos comentaban abiertamente que el juez supremo Aldo Figueroa había recomendado a la abogada para el puesto de jueza supernumeraria. Todo calzaría. Un día antes de esta comunicación, el 22 de enero de ese año, Mónica Hoyos era nombrada en el cargo. 

¿Qué opinas?