Keiko Fujimori
Keiko Fujimori, lideresa de partido Fuerza Popular. | Fuente: Congreso de la República

La abogada penalista Romy Chang señaló que la medida de prisión preventiva es muy variable y depende de la circunstancia del investigado durante el proceso para que el Ministerio Público formule dicho requerimiento.

"La situación de una misma persona puede cambiar a lo largo del proceso. Y de repente en un primer momento puede ser que no haya habido riesgo de fuga, y después se descubre que sí ", dijo Chang al comentar el nuevo pedido de prisión preventiva contra Keiko Fujimori.

Bajo esa lógica, refirió, la Fiscalía puede solicitar la prisión preventiva cuantas veces considere necesario en función a cómo vaya cambiando el proceso.

“El asunto es que tiene que haber algún cambio, algo que motive que la situación del procesado ahora sí genere un riesgo de fuga u obstaculización. Eso es lo que va a tener que demostrar el Ministerio Público en el caso Fujimori”, declaró Chang a la Agencia Andina.

No obstante, la abogada penalista consideró que al fiscal José Domingo Pérez le está generando complicaciones el hecho de que hasta ahora no presente la acusación contra la lideresa de Fuerza Popular.

“Vamos a ver qué resuelve el Poder Judicial, pero creo que el fiscal debería enfocar sus esfuerzos en, primero, presentar la acusación y luego, eventualmente, evaluar si corresponde o no corresponde que plantee una prisión preventiva”, expresó.

Por ello, consideró que cuando Pérez Gómez haya formulado la acusación, tenga algo mucho más concreto, y esté más cercana una posible sentencia, entonces allí podría requerir otra vez la reclusión preventiva.

El Poder Judicial evaluará mañana un nuevo pedido de 36 meses de prisión preventiva contra Keiko Fujimori, como parte de la investigación que se le sigue por el caso Odebrecht.

El acuerdo contempla la adquisición de la mayor parte de la producción del Lote 95 y su posterior transporte a través del Oleoducto Norperuano de Petroperú.

Andina