Exejecutivos de OAS contaron cómo ingresaron al ‘Club de la Construcción’. | Fuente: AFP

Tres exejecutivos de OAS aseguraron a los fiscales peruanos que la constructora brasileña pagó más de 25 millones de soles en sobornos al ‘Club de la Construcción’ para ingresar a este grupo y así ganar sus primeras licitaciones en el país, según información publicada este jueves en el diario El Comercio.

Los exrepresentantes de la empresa contaron que OAS, instalada en el país en 2007, no ganaba ninguna licitación pese a su experiencia en la construcción de carreteras en Brasil.

“Siempre era descalificada en los procesos de licitación de obras y se notaba que (las otras empresas) siempre ganaban (los procesos) con precios altos, cerca del límite, y OAS incluso ofertando precios mucho más bajos, nunca lograba contratar porque era descalificada”, contó uno de los colaboradores a la Fiscalía, según el mentado periódico.

Según la versión de los exejecutivos, OAS participó en hasta tres concursos, pero no logró ninguna adjudicación. En el ínterin, los representantes de la constructora -según su delación- escucharon el rumor de que existía “un club que se organizaba y que solo ganaban las obras”.

Valfredo de Assís, ex gerente general de la constructora en Perú, buscó con reunirse con Rodolfo Prialé, quien según los rumores era “la persona que manejaba el tema”. Sin embargo, esta persona postergaba la cita.

Debido a esto -de acuerdo con el testimonio-, el empresario brasileño amenazó a Prialé con reclamar al presidente Ollanta Humala (OAS presuntamente tenía vínculos con el mandatario y su esposa, Nadine Heredia, por el supuesto apoyo económico a su campaña). Ante esto, de aceurdo con esa versión, Prialé cedió y OAS tuvo acceso al club.

Tras ello, OAS ganó su primera licitación, la carretera Lima-Canta, que según los testigos fue adjudicada con “un precio muy cercano al 10 % por encima del precio referencial del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC)”.

Prialé, de acuerdo con la versión de los colaboradores, era el lobista que representaba a las empresas, y les dijo que por sus servicios cobraba el 2,92 % del costo directo de la propuesta ganadora.

“Después de la primera facturación, Valfredo de Assís se reunía con Rodolfo Prialé para que le indique en qué modo se haría el pago, entonces Prialé le indicaba cómo se iba a repartir el dinero para el MTC a través de José Paredes, hermano del ministro Carlos Paredes”, relató uno de los testigos.

De similar modo, OAS ganó su segunda licitación, la construcción de la carretera Quilca-Matarani.

Los testigos vincularon en estos ilícitos, aparte de los antes mencionados, a Carlos García Alcázar, asesor del MTC, a Marco Antonio Garnica Arenas, exgerente de la Unidad Gerencial de Obras de Provías Nacional, “y dos miembros del Comité de Licitación de nombres Renzo y Renato”.


¿Qué opinas?