Gerardo Sepúlveda deberá seguir en el Perú hasta enero del 2021.
Gerardo Sepúlveda deberá seguir en el Perú hasta enero del 2021. | Fuente: Andina

El empresario chileno Gerardo Sepúlveda no podrá salir del Perú por los próximos 6 meses. El Poder Judicial ha dictado este martes una orden de impedimento de salida del país por este plazo contra el exsocio de Pedro Pablo Kuczynski mientras es investigado por la Fiscalìa, que había pedido que esta medida sea por 36 meses o 3 años.

Esta decisión fue tomada por el juez Jorge Chàvez Tamariz al final de una audiencia realizada esta tarde en la que participaron la fiscal Judith Delgado, en representación del Equipo Especial Lava Jato, y el abogado Percy García como defensor legal de Gerardo Sepùlveda. Ambas partes han apelado la decisión del magistrado.

La audiencia fue programada inicialmente para este miércoles 15 de julio a las 9 a.m., pero se adelantó para este martes desde las 12 p.m. y culminó unas cuatro horas después con la resoluciòn del magistrado. La nueva medida contra Gerado Sepúlveda se suma a la comparecencia con restricciones que cumple desde febrero de este año por el llamado 'caso Westfield', también dentro de la trama Odebrecht.

Investigado

Gerardo Sepúlveda, quien reside en Santiago de Chile, está en Lima desde fines de febrero, cuando llegó para una dar una declaración ante Fiscalía y luego se le dictó un primer impedimento de salida del país como testigo en el caso de los presuntos sobornos de Odebrecht al expresidente Alejandro Toledo por la  Carretera Interoceánica Sur (IIRSA Sur). Su declaración y ese primer impedimento se dio el pasado 26 de junio.

El fiscal José Domingo Pérez dispuso a fines de junio formalizar y continuar por el plazo máximo de 36 meses su investigación preparatoria contra 31 personas vinculadas a la concesión de la IIRSA Sur por el presunto delito de colusión, entre ellas Pedro Pablo Kuczynski (PPK) Gerardo Sepúveda. Es por esta investigaciòn que, a solicitud de la Procuraduría del caso Lava Jato, se pidió su impedimento de salida del país.

La Fiscalía le imputa a PPK “haber presuntamente defraudado al Estado concertándose con los representantes de la empresa Odebrecht y asociadas, así como con funcionarios públicos para favorecerla en el proceso de la concesión” de este megaproyecto. En el caso de Gerardo Sepúlveda, se le atribuye haber sido cómplice de dicho delito por supuestamente haber facilitado dicha concertación entre Jorge Barata -exjefe de la constructora brasileña en Perú- y Kuczynski.