China inicia una migración obligatoria a software y hardware nacional
China inicia una migración obligatoria a software y hardware nacional | Fuente: Unsplash

China y Estados Unidos agravan sus relaciones comerciales con un nuevo movimiento propuesto desde el gobierno de Pekín, que obliga a las compañías locales y entidades de gobierno a reemplazar cada programa o computadora dentro de su estructura por marcas nacionales y con software fabricado en oriente.

En el peor momento bursátil para el mercado tecnológico de Estados Unidos, y mientras atravesamos una aguda crisis de escasez de componentes, China decide este agresivo movimiento y llevarlo a cabo en un lapso de dos años.

Las condiciones son simples: cualquier ordenador o programa ejecutable que no sea chino será reemplazado con una alternativa nacional, tomando en cuenta el hardware y el software.

De acuerdo con estimaciones del propio gobierno, esta decisión llevará al aparato estatal chino a cambiar más de 50 millones de computadoras dentro de las organizaciones públicas, sin contar las que las empresas privadas respaldadas por el gobierno central deben reemplazar en el mismo tiempo, según reporte de Bloomberg.

Las empresas chinas beneficiadas

En agosto del 2020 se hizo pública la llegada de KylinOS, un sistema operativo basado en Linux que ha sido diseñado por China para hacer frente a futuros bloqueos desde Estados Unidos.

El proyecto data de 2001 y surge como una iniciativa de la Universidad Nacional del Ejército de Liberación Popular de Ciencia y Tecnología de Defensa para el desarrollo de un OS que tuviese cabida en el sector privado.

Actualmente, el software NeoKylinOS se ofrece junto con equipos ensamblados localmente.

Esta nueva decisión del gobierno chino ya ha tenido un impacto positivo en empresas como Lenovo y Kingsoft Corp, cuyas acciones en el mercado de valores de Hong-Kong se han incrementado.

Durante el gobierno del expresidente Trump, las relaciones comerciales con China tocaron su fondo más preocupante. Huawei, DJI, SMIC, HikVision y otras compañías globales de renombre han sido incluidas en una “Lista de entidades” del Departamento de Comercio en Norteamérica, limitando las relacione comerciales entre empresas.

Esto también afectó en el despliegue de la tecnología 5G en Estados Unidos, debido a que ZTE y Huawei fueron forzadas a retirar su infraestructura bajo sospecha de espionaje en beneficio de China.