Luna
La criptomoneda está a punto de migrar a un nuevo blockchain. | Fuente: Difusión

El mercado de criptomonedas fue testigo de una de las caídas más abruptas de la historia comandada por Luna, un token que bajó de 115 días a menos de un centavo en cuestión de días.

La moneda sufrió una inflación estrepitosa luego de que millones de dólares salgan de su cartera, además de que la caída del TerraUSD (UST), moneda estable de los mismos fundadores, provocó que el algoritmo creara nuevas monedas Luna para equiparar los valores.

Ante ello, la Fundación Terra, a cargo del surcoreano Do Kwon, quiere revertir la difícil situación con un plan en la que tendrá que sacrificar uno de sus activos.

El plan para salvar a Luna

Do Kwon ha lanzado un plan a sus inversores en el que señala que la mejor opción para rescatar a Luna del abismo es crear una nueva cadena de bloques (blockchain).

La blockchain actual, donde funcionan Luna y UST tal como la conocemos, tendría una bifurcación, la cual empezará a funcionar como la principal. La nueva cadena de propiedad comunitaria adoptará el nombre "Terra", y su token nativo tomará el nombre "Luna". La cadena más antigua, la actual, se conocerá como "Terra Classic" y su token pasará a llamarse "Luna Classic".

Sin embargo, esta propuesta tendrá un perdedor: UST. La propuesta involucra sacrificar su mercado y dejar de brindarle apoyo.

"Terra 2.0 está llegando", dijo el criptoproyecto en Twitter el miércoles. "Con un apoyo abrumador, el ecosistema de Terra votó para aprobar la Propuesta 1623, que pide la génesis de una nueva cadena de bloques y la preservación de nuestra comunidad".

Para esta nueva cadena de bloques, la fundación lanzará un airdrop, un mecanismo para repartir monedas “gratis”. Se espera que se regalen hasta mil millones de Luna, de los cuales un 30 % estará en un grupo comunitario de inversores.

Los inversores afectados tendrán parte de su dinero de regreso en este formato. Terra dijo que el 35 % se destinará a los titulares de Luna Classic antes del accidente y el 10 % a los propietarios de UST antes del accidente, y el 10 % y el 15 % se destinarán a los propietarios de esas monedas después del accidente, respectivamente.

Un golpe que afectó a miles

La caída de Luna, más que de UST, provocó que miles de inversores vean esfumarse su dinero y crearon una seguidilla de publicaciones de suicidio que advirtió a la comunidad sobre los riesgos de estas fluctuantes monedas.

Se estima que la caída libre de los dos tokens eliminó más de 50 mil millones de dólares en valor en papel. El accidente ayudó a provocar un baño de sangre en el criptomercado por la preocupación de que la espiral de la muerte de UST pudiera afectar a otras monedas.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.