Instagram
Decenas de curiosos llegaron hasta el lugar para tomarse fotografías con el extraño y misterioso objeto. | Fuente: Instagram (@rossbernards)

La pasada semana, el hallazgo de un monolito metálico en una zona remota del estado de Utah llamó la atención de todo el mundo. ¿Cómo llegó en tal perfecto estado? Con los días, sin saber su procedencia y apareciendo otro en Rumanía, esta desapareció y, al parecer, hay una explicación lógica para ello.

El fotógrafo aficionado Ross Bernand publicó en su cuenta de Instagram una serie de imágenes que mostraban directamente cómo 4 personas se llevaron este extraño objeto del lugar. Al parecer, estaban cansado de toda la contaminación de las personas que llegaban a visitarlo.

El largo relato menciona que Bernand llegó junto a sus amigos como el resto: a tomarse fotos. Tras seis horas conduciendo en “la nada”, llegaron al lugar luego de pasar “un mar de autos” en el camino y se tomaron sus fotografías con tranquilidad. Sin embargo, prontamente escucharon voces cuando ya no había nadie “en la cola”.

"Llegaron cuatro chicos y dos de ellos caminaron hacia adelante, le dieron un par de empujones al monolito y uno de ellos dijo: 'Será mejor que ya hayan hecho sus fotos'. Luego le dio un gran empujón y [el monolito] se volcó, inclinándose hacia un lado, tras lo que gritó a sus amigos que no iban a necesitar herramientas. El otro chico que estaba con él junto al monolito dijo: 'Por esto no dejas basura en el desierto'", relata Bernards.

"A continuación, los cuatro se acercaron y lo empujaron casi hasta el suelo, por un lado, luego decidieron empujarlo hacia el otro, y [el monolito] aterrizó en el suelo con un fuerte golpe. Rápidamente lo rompieron y, mientras lo cargaban en una carretilla que habían traído, uno de ellos nos miró y dijo: 'No dejes rastro'. Eso fue a las 8:48", cuenta.

¿Por qué no lo detuvieron?

De acuerdo con la publicación, Bernand no lo detuvo por todo el revuelo y las molestias que estaba causando este “artefacto”.

"Si me preguntan por qué no los detuvimos, [creo que] hicieron bien en quitarlo de allí. Pasamos la noche allí y al día siguiente caminamos hasta la cima de una colina con vistas a la zona, donde vimos al menos 70 aautos (y un avión) entrando y saliendo. Coches aparcados por todas partes en el delicado paisaje desértico [...], gente tratando de acercarse desde todas las direcciones, alterando permanentemente el paisaje intacto", finalizó.

Como se recuerda, este monolito fue hallado por agentes del Departamento de Seguridad del estado, quienes no dijeron en qué parte se encontraba para evitar aglomeraciones. Sin embargo, tras ser buscado en Google Earth, el lugar se convirtió en un sitio turístico improvisado, con decenas de curiosos viajando en el desierto tratando de llegar hasta él.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.