Netflix ha mejorado la calidad de audio en sus transmisiones | Fuente: RPP

Netflix está implementando este miércoles una actualización a su tecnología de transmisión de audio que aumenta la tasa de bits y le permite ajustar la calidad en función de la velocidad de su conexión a Internet. Esta nueva modalidad permitirá transmitir mezclas de audio 5.1 a 640 kbps, y la mezcla de Dolby Atmos a 768 kbps. La tasa de bits también escalará en función de la velocidad de Internet y puede bajar hasta 192 kbps para evitar que el video tenga que almacenarse en búfer.

De acuerdo con Netflix, el tema del audio se evidenció con el primer episodio de Stranger Things 2 y una proyección de prueba con los hermanos Duffer, creadores del show. Al ver el resultado final emitido a través del servicio, notaron que la calidad del sonido no era la mejor. "No suena tan definido. Un poco blando, se podría decir. O como si hubiera una servilleta encima", dijo Scott Kramer, gerente de tecnología de sonido de Netflix. "Muy sutil, pero notable".

 El servicio de transmisión ha utilizado este enfoque adaptativo antes para sus transmisiones de video, que se ajustan dinámicamente para evitar que se interrumpan. Sin embargo, hasta ahora, la tasa de bits del audio de un programa se ha determinado al iniciar una transmisión, sin opción para ajustarla una vez que ha comenzado. Esto significa que hoy tienes una baja calidad de audio cuando tu velocidad de internet puede dar un poco más de detalle, o que el contenido que ves puede comenzar a “colgarse” porque no logra salir de la alta resolución.

Incluso con una tasa de bits muy alta el servicio sigue comprimiendo el audio, en comparación con la frecuencia de muestreo de masterización de 24 bits / 48 kHz. Pero Netflix eligió esta tasa de bits porque cree que no habrá mucha diferencia entre este nuevo audio y la pista maestra y, por lo tanto, no verá ningún beneficio en aplicar una tasa de bits más alta. Los ingenieros mencionan que, con el tiempo, estas tasas de bits cambien según la eficiencia de sus codificadores.

¿Qué opinas?