Starlink
Antena Starlink ubicada en lo alto de un hogar en Estados Unidos. | Fuente: AFP

Elon Musk ha dado que hablar en medio de la invasión rusa por sus polémicos tuits contra Vladimir Putin, pero, más allá de ello, ha sido un actor activo en este contexto. Y es que desde Ucrania se le ha pedido al multimillonario que pueda ayudar al país con Starlink, el proyecto de internet satelital de su empresa SpaceX.

Musk contestó al llamado de los ministros, enviando un camión completo con antenas del servicio.

Starlink incluso ya había sido tendencia en medio del desastre natural en la Isla de Tonga, cuando su uso se volvió relevante para este pequeño país. Pero ¿por qué se ha vuelto un tema de conversación por diplomáticos en el conflicto armando?

¿Qué es Starlink?

Starlink es un proyecto de la compañía SpaceX, comandada por Elon Musk, con el que desea brindar internet a través de una constelación de satélites en el espacio.

Musk desea lanzar cerca de 12 mil satélites a órbita baja para brindar conectividad a todo el mundo. Por el momento, van desplegados cerca de 1100.

Los satélites envían la señal a una antena tipo plato que mantienen los suscriptores del servicio, los cuales contarán con un router que distribuirá el internet por su casa. Su instalación, como promete la empresa, es sencilla, colocando la antena en espacios abiertos o los techos y solo conectándolo al modem.

Por sus características, este internet satelital está pensado para sitios no urbanos ubicados en contextos geográficos complicados, como montañas, cerros, bosques, desiertos y más. Al no depender de una red de conexiones físicas en toda la zona, solo debe disponer de la antena captadora de manera personal.

Pese a ello, aún el servicio no está desplegado en todo el mundo, sino solo en países seleccionados.

El primer problema que surgió con esta iniciativa radica en la contaminación lumínica nocturna. Es común ver el despliegue de estas antenas por la noche, provocando una estela de puntos en el cielo, como si de estrellas en línea recta se tratasen. Asimismo, astrónomos de todo el mundo han expresado su preocupación por la interferencia de los satélites en la observación de astros, incluso en la detección de rocas como asteroides o meteoritos rumbo al planeta.

¿Cuánto cuesta Starlink y a qué velocidades llega?

Starlink llegó al mercado en dos modelos de pago. El primero es el básico, el cual llega en dos números: 499 dólares por la antena, el router WiFi y un adaptador de corriente, además de 99 dólares mensuales por el servicio. Para este modelo, la velocidad de navegación varía entre los 50 y 200 Mbps.

El segundo modelo de pago es el Premium, el cual aumenta todos los costos: la antena del servicio es más grande y cuadrada, duplicando su rendimiento de conexión por 2500 dólares, mientras que tenemos que pagar 500 dólares mensuales para velocidades entre los 150 y 500 Mbps con una latencia entre 20 y 40 ms.

¿Cómo está ayudando en Ucrania?

El contexto en Ucrania con bombardeos en ciudades claves ha hecho que la infraestructura física colapse, afectando distintos servicios, especialmente el internet. Es aquí donde ingresa Starlink a trabajar.

“Starlink es un sistema de acceso a Internet vía satélite. En la mayoría de los países, la Internet nos llega a través de infraestructura física como cables submarinos y puntos de acceso nacionales”, detalla Miguel Morachimo, abogado e investigador asociado de Hiperderecho. “En un escenario de conflicto, esta infraestructura física puede estar sujeta a daño o manipulación y, frente a ella, contar con alternativas de conexión independientes es ideal. Desde ese punto de vista, un sistema de comunicación vía satélite como Starlink es un buen respaldo. De todas maneras, este sistema no funciona solo y necesita también de antenas satelitales locales que ayuden a “aterrizar” la conexión que también están sujetos a similares riesgos, pero en menor medida porque son más pequeños, económicos y reubicables”.

Pero su uso no deja de tener riesgo, como nos comenta el especialista en tecnología Fabio Baccaglioni, quien, pese a que considera que “es una ventaja para los ucranianos”, conlleva algunas problemáticas.

“Conlleva ciertos riesgos que el mismo Elon Musk hizo referencia: cuando se está usando una antena satelital está emitiendo radiación; por ende, misiles antiradiación que se utilizan para destruir antenas (de comunicaciones en ciudades), pueden apuntarle a esa pequeña antenita”, refiere. “No es que sea el más fácil, de hecho, un radar es mucho más interesante como objetivo que una pequeña antena Starlink, pero es uno de los riesgos que puede llegar a darse en una ciudad sitiada (por rusos) como las que aún no están sitiadas, pero que en los próximos días puede llegar a estarlo”.

"Algunas terminales de Starlink cerca de las áreas de conflicto estuvieron atascadas durante varias horas seguidas", dijo Musk en un tuit el pasado fin de semana.

Pese a ello, el servicio no se sumará al bloqueo de los medios de comunicación rusos.

"Algunos gobiernos (no Ucrania) le han dicho a Starlink que bloquee las fuentes de noticias rusas. No lo haremos a menos que lo hagamos a punta de pistola", expresó el emprendedor tecnológico en su cuenta de Twitter. "Lamento ser un absolutista de la libertad de expresión".

 

¿Starlink llegará a Perú?

Starlink cuenta ya con la aprobación para la creación de estaciones de Chile, Argentina y México, lo que facilitará la conectividad en el continente, incluido Perú. Es más, en la página de reserva de este servicio, el cual se puede “separar” por 99 dólares, puedes saber que el país cuenta con disponibilidad para distintas ciudades como Lima, Cusco, Piura, Juliaca y Arequipa.

Sobre cuándo estará disponible, es aún un misterio.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.