Un nuevo concepto de teléfono plegable ha sido presentado por Samsung | Fuente: Let´s Go Digital

En 2019, los teléfonos plegables nos mostraban el posible camino que el mundo móvil tomaría en la siguiente década: más pantalla en menos espacio y multitarea real. Intentos como el Galaxy Fold de Samsung, el Mate X de Huawei o el postergado proyecto de Xiaominadie se acuerda del Royole, hay que aceptarlo – ha evidenciado el interés por dominar un mercado dinámico, en donde el smartphone se adapta a condiciones distintas del usuario. Ahora es Samsung la que, nuevamente, intenta un tiro a la luna con una nueva patente.

A través de un registro en Corea del Sur, Samsung evidencia la planificación de un equipo con pantalla retráctil, una idea que no resulta descabellada tras ver el Fold. A diferencia de un dispositivo que extiende su pantalla con bisagras, este gadget lo hace de manera lateral, como abriendo una caja de fósforos.

Así luce el sistema retráctil de pantalla patentado por Samsung | Fuente: Let´s Go Digital

Estos gráficos fueron publicados el 24 de junio, y muestran un teléfono muy similar a la actual línea de construcción del Galaxy S10 o el cercano Note 10. A diferencia de esos modelos, este equipo puede ancharse a la derecha y mostrar un panel más grande.

El borde del marco alrededor de la pantalla también se desplaza parcialmente, de modo que la pantalla flexible permanece bien protegida contra influencias externas.

La patente de Samsung luce muy atractiva | Fuente: Let´s Go DIgital

Este nuevo sistema incluiría un mecanismo de riel que soporta la pantalla secundaria. Además, la cámara delantera será alojada en la parte superior central del panel, por lo que damos por descontado que esa parte permanece inmóvil en el despliegue.

Lo que no queda claro es el sistema que permite el despliegue del panel. Por un lado, podría tratarse de un panel por debajo de otro, que empata la división central, pero eso dejaría una pantalla partida en dos.

La pantalla flexible permanece bien protegida contra influencias externas. | Fuente: Let´s Go Digital

Por otor lado, se puede optar por un barril o tubo que cuente con una pantalla flexible que pueda desenrollarse hasta lograr la longitud correcta.

Si bien parece un sacrificio menor al de un equipo con bisagras, aun estamos ante un concepto. Ojalá alguien se anime a darle forma a la siguiente generación de pantallas.

¿Qué opinas?