"El hoyo": ¿La película española del momento tendrá segunda parte? Esto dijo el productor

"El hoyo" pone en evidencia las diferencias sociales reflejadas en la distribución de recursos y de acuerdo con Carlos Suárez, el productor, Netflix estaría interesado en una secuela. 

El hoyo
¿Habrá un secuela de la película española "El hoyo"? | Fuente: Instagram

La película española “El hoyo” sigue siendo una de las número uno en la plataforma de Netlfix. Sin embargo, debido a su éxito, el servicio de streaming estaría viendo la posibilidad de hacer una secuela del film.

El productor de “The Platform”, Carlos Suárez, tuvo una entrevista con el medio ‘El Correo’, y aseguró lo siguiente: "Ha despertado un fenómeno fan”, haciendo referencia al éxito que ha tenido desde su estreno.

Además, cabe resaltar que “El hoyo” ha ganado cuatro premios, entre ellos a ‘Mejor película’ en el Festival de Sitges. También, el productor catalogó a la película de la siguiente manera: "Ya se la conoce como la película de la pandemia".

El productor agregó que debido al éxito que han tenido y las hipótesis que se han tejido sobre el final, podría haber una segunda parte para despejar las dudas:

“Netflix tenía claro que podía funcionar muy bien y hacerse viral, pero nadie esperaba esto. [...] He visto páginas [...] explicando el final, que en un solo día han recibido más de 100.000 visitas”.

¿QUÉ DICE LA CRÍTICA INTERNACIONAL?

El crítico del diario El Mundo, Luis Martínez, calificó a El hoyo como “una de esas películas que bendicen los descubrimientos y los asombros”, además de ser una producción “sabia, triste y reveladora”.

Por su parte, Rafael Motamayor, del portal Bloody Disgsusting, destacó el trabajo de guion de David Desola y Pedro Rivera, quienes, junto a Gaztelu-Irrutia, han logrado “entretejer magistralmente la exposición con la construcción del mundo para no abrumar a la audiencia con información”. Para este crítico, la cinta es “grotesca, inquietante y muy divertida”.

Asimismo, Benjamin Lee, de The Guardian, sostuvo: “Hay una eficacia brutal en la narración de historias, que nos impulsa rápidamente hacia arriba y hacia abajo del edificio, obligándonos a dar testimonio de una gran cantidad de horrores… Es una pequeña película sombría, pero se mueve con una velocidad tan feroz que nos encontramos pegados a la pantalla, jadeando y haciendo una mueca, anticipando con cautela cuán malas pueden ser las cosas, aunque diría que la escena final no aterriza con bastante el impacto que esperaba”.