Mario Hart
Mario Hart le dijo adiós a su participación en "La máscara" tras ser desenmascarado por el jurado. | Fuente: Captura de pantalla

Sin público en el set, con los investigadores separados entre sí, el programa “La máscara” continúa cada sábado siguiendo las medidas de seguridad necesarias para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

En la última emisión del espacio televisivo, los investigadores tuvieron la difícil tarea de decidir quién se despedía esta semana. Y, tras una dura deliberación, decidieron decirle adiós al famoso que estaba enmascarado de león.

Se trató de Mario Hart, quien a través de una transmisión en línea, se mostró agradecido de haber sido parte del programa conducido por Mathías Brivio. “Lamentablemente, la coyuntura que pasamos en este momento no me permitió estar con ustedes hoy”, señaló.

Y es que, como aseguró a los televidentes, él y su esposa Korina Rivadeneira se encuentran fuera de Lima. “Estamos esperando una bebé y estamos por el norte, en un pueblo donde no existe ningún contagiado”, confesó el piloto de automóviles.

UN PROGRAMA ADAPTADO A LA CUARENTENA

Como se recuerda, Ricardo Morán contó hace unas semanas a RPP Noticias que “La máscara” tomaría nuevas medidas de grabación ante la pandemia del nuevo coronavirus. Así, barajó las opciones para que el programa pueda culminar con todos los episodios que aún tiene pendiente por grabar.

"Desde el sábado (25 de abril) nos quedamos sin capítulos (grabados) y nos quedan aún unos cuantos sábados más. Si la cuarentena se levanta completamente, trabajaremos sin público, respetando distancias sociales y empezaremos a grabar dos o tres capítulos por semana hasta que se acabe la temporada", agregó.

Asimismo, en caso la cuarentena se extienda, "La máscara" continuará su emisión, pero con un plan de trabajo más minucioso.

"Si la cuarentena no se levanta también hay forma de seguir trabajando, grabando presentación por presentación, definitivamente no va a haber público. Va a ser un programa diferente y es mi trabajo como productor encontrar la forma de que ese programa que antes tenía 150 espectadores, seis bailarines y qué sé yo, sin nada de eso siga siendo entretenido para el público", concluyó.