Dos hermanas
Hace más de 100 días que se suspendieron los rodajes. Uno de los afectados fue la telenovela "Dos hermanas", protagonizada por Melissa Paredes. | Fuente: Del Barrio Producciones

Con la decisión de adoptar protocolos sanitarios, pero sin claridad en los plazos, la televisión, el cine y el teatro aguardan el permiso para retomar sus actividades en el Perú, suspendidas hace más de 100 días por la pandemia.

En el sector hay incertidumbre pues aún no figura en los planes del gobierno para retomar las actividades. Y la paralización forzosa ha dejado pérdidas millonarias y una estela de desempleados. Hugo Coya, gerente general de Del Barrio Producciones, afirma que las pérdidas podrían llegar a unos US$ 588 millones, el doble de lo que hasta ahora reconoce el gobierno. 

ADIÓS A LOS ABRAZOS Y BESOS

Cuando comenzó la cuarentena, el pasado 16 de marzo, Del Barrio acababa de estrenar la telenovela "Dos Hermanas". Las grabaciones se suspendieron y 200 actores y técnicos quedaron de brazos cruzados.

Ahora, dice Hugo Coya, las productoras peruanas están coordinando con el ministerio de Salud las normas a seguir para retomar las grabaciones de telenovelas y otros programas de forma segura.

En los sets de cine y televisión se va a medir diariamente la temperatura corporal y se van a realizar pruebas de descarte de COVID-19 a todo el personal. También se van a desinfectar los espacios de trabajo en forma constante, lo que elevará los costos y demorará el cronograma de producción.

La pandemia también obligará a adoptar nuevas formas de producir televisión. "La televisión no será la misma", afirma Coya. "Lo primero es tener pocos actores en el set de rodaje. Y adiós a los besos y abrazos, porque hay que respetar una distancia social. Volveremos a ese lenguaje de los años 1960 o 1970, cuando eran muchas las escenas románticas sugeridas", detalla.

TEATRO VÍA STREAMING

Los desafíos se expanden a otras ramas de la cultura y entretenimiento. Según datos recopilados por compañías teatrales, solo entre marzo y mayo se cancelaron 3.239 funciones, con 15.000 tickets devueltos y casi US$ 100.000 en rembolsos.

El teatro peruano se ha tomado un respiro y ha buscado llegar al público a través de plataformas de streaming, donde el público paga por ver obras en video, indica Walter Espinoza, de la productora Neópolis.

Ante la imposibilidad de regresar a las salas y las pérdidas, las compañías teatrales buscan opciones para sobrevivir. El Centro Cultural Cine Olaya, cofundado hace tres años por Ana Chung Oré, organizó este mes un espectáculo en vivo a través de la plataforma Zoom, con conversatorios con artistas, sesiones de dibujo y creaciones visuales digitales, todo ambientado con música.

"La coyuntura nos obligó a pausar el Centro Cultural quizás para siempre", dice Chung. "Pero aprovechamos los medios digitales, que nos abren una nueva ventana para la exploración y el diseño de nuevas plataformas. Ese será el nuevo lenguaje pero no el único, y mucho menos reemplazará a las experiencias vivas", agrega.

En su primer espectáculo vía streaming, 130 personas pagaron su acceso, dejando una recaudación de unos US$ 950.

104 SALAS DE CINE CERRADAS

El cine no lo pasa mejor. En Perú hay 104 salas cerradas, afectando a unos 10.000 trabajadores. Las pérdidas a la fecha suman más de US$ 51 millones, según medios locales.

La cadena más grande de salas, Cineplanet, anunció el 12 de junio que "muy pronto" presentaría a las autoridades los protocolos de operación, con "medidas sanitarias de prevención, limpieza y desinfección para colaboradores, clientes y proveedores". Pero todavía no tienen fecha de reapertura. (AFP)