Pacasmayo | Fuente: Flickr

A solo 100 km de la ciudad de Trujillo se encuentra la playa, pueblo y puerto de Pacasmayo, un pequeño paraíso de aguas frías, vientos intensos, casonas de estilo republicano y deliciosos platos hechos, en su mayoría, con pescados y mariscos recolectados por los pobladores del lugar.

Pacasmayo (o Pacasca Mayu en Quechua) fue fundado hacia el año 1775 por conquistadores españoles, que lo convirtieron en un importante desembarcadero para la corona. Pocos años más tarde se inició la construcción de su legendario muelle y del ferrocarril hacia Chilete. Ambos eventos constituyeron un importante avance para el pueblo, que experimentó de inmediato un auge económico. Más tarde, en 1959, se construyó en las afueras la empresa Cementos Pacasmayo que, con el paso del tiempo, se convirtió en el eje de desarrollo de la pequeña ciudad.

En el valle de Pacasmayo, los Mochicas construyeron varias ciudades y adoratorios, como Pacatnamu y la Huaca Dos Cabezas. | Fuente: Flickr

Pero, ¿por qué vale la pena conocer esta ciudad? La primera razón es, sin duda, su playa de aguas mansas y atardeceres multicolores. La playa de El Faro, no obstante, es famosa por tener la ola navegable más larga del mundo, lo que atrae a los amantes de los deportes acuáticos de todos los rincones del mundo. Actividades como el surf, windsurf, kite surf y stand up paddle board son practicadas en este lugar.

COLORIDO MALECÓN

Lleva su nombre en honor al héroe de combate Miguel Grau, quien disfrutó de sus playas y, por eso, se le rinde homenaje en el Club de los Leones hasta el día de hoy. Su construcción fue iniciativa del alcalde Pedro Fuxa, durante los primeros años de la segunda década del siglo XX. Al recorrerlo, gozarás de la vista de las casas republicanas de la segunda mitad del siglo XIX, podrás disfrutar de cremoladas de frutas y adquirir adornos locales.

“El sol de Pacasmayo, es otro sol", dice la frase del escritor y periodista peruano Eduardo Gonzales Viaña. | Fuente: Flickr

 

PLAYA PUEMAPE

Situada en la provincia de Pacasmayo, a 15 minutos en auto, te da la posibilidad de practicar múltiples deportes acuáticos, pasar la noche en sus hospedajes o, para los más aventureros, acampar. Si llegas a esta playa, procura deleitar tu paladar con un plato de cebiche de pulpo, sudado de lenguado y el popular cangrejo reventado.

GASTRONOMÍA

Pacasmayo es famoso por sus platos típicos hechos a base de insumos marinos. No podrás dejar de disfrutar el ceviche de maricos y palabritas, acompañado de yuca, camote y choclo o el sudados de pescado. Para los que prefieren las comidas calientes, existen contundentes platos de shambar (sopa de origen trujillano) y el famoso chilcano de mariscos.

HOSPEDAJE

Nada mejor que despertarte y ver el mar. Hospédate en La Estación (cuenta con un restaurante en su interior) o en el Pakatnamu, también ubicado en el malecón Grau, que posee una fachada antigua y una amplia terraza, desde donde podrás observar el malecón y la playa. Otra opción es el hotel El Faro, que ofrece habitaciones con terraza incluida.

¿CUÁNDO IR Y CÓMO?

Puedes viajar en las agencias Línea, Diez Ases o Cruz del Sur, empresas de transporte terrestre que ofrecen pasajes desde S/50 (ida). El viaje demora de 10 a 12 horas. Si cuentas con poco tiempo, no te preocupes: puedes viajar volando a Trujillo (90 minutos de trayecto) y tomar los buses que salen cada 20 minutos hacia Pacasmayo.

El verano es la estación perfecta para disfrutar de sus playas y atardeceres. De enero a marzo, la temperatura promedio es de 28°, no obstante, los vientos intensos que caracterizan al pueblo dan una sensación impensable de frescura. Para los amantes de los deportes acuáticos, los meses de mayo hasta octubre serán los ideales para aprovechar las olas.

¿Qué opinas?