“La pandemia nos ha dejado un aprendizaje, que la enseñanza puede ocurrir fuera del aula
“La pandemia nos ha dejado un aprendizaje, que la enseñanza puede ocurrir fuera del aula" | Fuente: Andina

RPP presentó, en el marco de la tercera edición de la campaña Integración al Bicentenario, el webinar “El país que educamos” conducido por Fernando Carvallo. En el conversatorio participaron el Ministro de Educación, Martín Benavides; Ricardo Cuenca, Investigador principal del Instituto de Estudios Peruanos; y Mariana Rodríguez, Presidenta Empresarios por la Educación.

Durante el panel se discutió sobre la situación actual de la educación nacional y cómo está enfrentando la emergencia por el nuevo coronavirus. Además, se habló sobre los retos de la infraestructura educativa y brecha digital, el trabajo docente, la educación emocional, entre otros temas. Los especialistas aseguraron que lo avanzado en innovación durante la educación a distancia debería instaurarse y consolidarse a futuro.

Un cambio necesario hacia la educación remota

El ministro Benavides aseguró que, apenas comenzó el Estado de Emergencia, desde el ministerio apostaron por garantizar el servicio de educación y no parar el año escolar. Sin embargo, se enfrentaron a un problema: “a diferencia de otros ministros de la región, teníamos un problema que la penetración del internet solo llegaba a 3 de cada 10 hogares. Si salíamos solo con internet, íbamos a tener un acceso muy desigual. Entonces, montamos una estrategia con televisión y radio”.

La educación a distancia fue un cambio abrupto para el sistema. Los docentes y alumnos han tenido que adaptarse de manera obligatoria. Dado esto, se ha tenido que innovar e invertir en tecnología para poder continuar con el año escolar.

Ante esto, Mariana Rodríguez explica que “La pandemia nos ha dejado un aprendizaje, que la enseñanza puede ocurrir fuera del aula. La transformación digital en el sistema educativo debe convertirse en la primera prioridad de la agenda educativa. La parte difícil es que se cambie el paradigma de cómo se aprende y cómo se enseña”.

El Ministerio de Educación está trabajando para reducir la brecha digital existente y poder impartir educación igualitaria a todos los peruanos. Además, para “darle legitimidad a la educación virtual, para que el servicio educativo no presencial sea legitimado en cuanto a educación básica, universitaria y técnica”, dijo el ministro.

Pero aparte de la brecha digital y la capacitación ante las nuevas tecnologías, la educación enfrenta grandes retos en infraestructura y calidad.

Reducir la brecha de infraestructura

La pandemia ha puesto un reflector gigante en los problemas y los ha evidenciado aún más. Las brechas no están ahí porque sí. Las desigualdades son consecuencias de decisiones que toma el estado sobre políticas”, mencionó Ricardo Cuenca. 

Asimismo, las cifras no son positivas. Benavides explicó que cuando ingresó al mando, la situación de las escuelas públicas no era buena. “Cuatro de cada 10 colegios necesitaban ser reconstruidos o remodelados estructuralmente”, dijo.

Para Cuenca, la prioridad del sector debe ser cerrar brechas. Explicó que lo mismo que vale remodelar un colegio emblemático podría costar construir 40 escuelas pequeñas en lugares remotos.  “No es posible que sigamos manteniendo los niveles de desigualdad. Se van a tener que replantear las prioridades”, sostuvo.

Pero, en este momento coyuntural, una de las prioridades es la educación emocional, el rol de la familia y el acompañamiento a los alumnos y alumnas.

Educación emocional y acompañamiento familiar

La crisis por la epidemia de la Covid-19 ha demostrado la importancia de la educación emocional y el acompañamiento a los estudiantes y familias. Para Rodríguez, es indispensable fomentar y enseñar habilidades socioemocionales, al igual que las enseñanzas tradicionales.

“La situación en la que estamos es extrema. Lo que ha hecho es poner en evidencia que las habilidades socioemocionales son tremendamente importantes. El currículo desarrollado por competencias es una de las tareas pendientes. Ese currículo que ha sido diseñado justamente para cambiar hacia una educación por competencias, donde están incluidas las habilidades emocionales”, dijo.

Además, el rol de la familia es indispensable. “Todo esfuerzo que hace el sistema educativo no compensa aquello que las familias pueden dar. Si bien es cierto que los estudiantes aprenden en espacios escolares, lo que ocurre ahora es que las familias están pasando a tener un rol importante. No necesariamente que salgan del espacio educativo significa que van a dejar de aprender”, explicó el ministro.

El sector educación ha sido uno de los más afectados por la coyuntura. En el mundo, son 171 países los que han tenido que suspender las clases presenciales. Sin embargo, los especialistas aseguran que esta crisis debe ser un paso para avanzar y mejorar el sistema educativo. Si quieres ver el Webinar "El país que educamos" puedes hacer click aquí