brecha digital
Actualmente, se han desplegado unos 14,000 kilómetros de fibra óptica que permiten la interconexión con otras redes de operadores privados o de redes regionales. | Fuente: ANDINA/Difusión

Durante el último trimestre del 2021, apenas el 18.5% de los hogares del área rural peruana disponían de servicios de internet, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Si comparamos este porcentaje con los correspondientes a Lima Metropolitana (75.1%) y al resto de zonas urbanas (58.7%) del país, se hace evidente que hay una desigualdad enorme por atender.

Reducir esta brecha digital con el fin de contar con una sociedad inclusiva y facilitar un acceso universal a la banda ancha, velando por no dejar a nadie fuera de línea, es una de las metas de la “Agenda Conectar 2030” de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) de las Naciones Unidas, organismo del cual el Perú es miembro y a cuyos acuerdos está suscrito.

Para conocer los avances en la reducción de la brecha digital a nivel nacional, Daniel Lizárraga, director ejecutivo del Programa Nacional de Telecomunicaciones (Pronatel), estuvo presente en el programa Familia Punto Com de RPP y contó detalles sobre las iniciativas puestas en marcha para lograr un acceso universal a internet en nuestro país.

Menos del 5% de la capacidad de la Red Dorsal

La Red Dorsal Nacional de Fibra Óptica (RDNFO) es la pieza fundamental en la política de Estado para el desarrollo y masificación de la banda ancha. Según Pronatel, es una red de transporte de alta capacidad, disponibilidad y confiabilidad desplegada con fibra óptica, que llega a 180 capitales de provincia y que se soporta principalmente sobre infraestructura existente de redes eléctricas.

Actualmente, se han desplegado unos 14,000 kilómetros de fibra óptica, conformada por 322 nodos, que permiten la interconexión con otras redes de operadores privados o de redes regionales. Sin embargo, su capacidad solamente ha sido aprovechada en menos de un 5%.

Así lo indicó Lizárraga, quien añadió que la meta hacia fines del año es alcanzar entre el 35% y el 37% de esa capacidad: “Nosotros encontramos la red dorsal con poco menos de 5% de tráfico. Estamos integrando, poco a poco, a la red dorsal en colegios, universidades; ahora mismo, estamos poniendo un convenio con el Ministerio de Salud para generarle tráfico. Estamos avanzando”, añadió.

Dos años de retraso y proyección al 2027

La red dorsal de fibra óptica permite a distintos operadores privados la prestación de servicios finales como la telefonía móvil y servicios públicos de valor añadido como internet. Además, constituye un pilar clave en la reducción de la brecha digital, pues facilita la implementación de servicios de telecomunicaciones de alta velocidad a todas las instituciones públicas del país.

Lizárraga sostuvo que, debido a la pandemia, hubo un retraso de dos años en el avance del tráfico de la red dorsal, por lo cual recién para 2027 se tiene proyectado el cierre de la brecha digital a nivel nacional. “Actualmente, tenemos 10 proyectos en ejecución, seis ya están en operación, que son Huancavelica, Ayacucho, Apurímac, Cusco, Lima y Abancay”, detalló.

“Entre este año y el 2023 tendremos 28,000 kilómetros (de fibra óptica)”, dijo el funcionario, resaltando que es el doble de lo que desplegado hasta el momento. El especialista aseguró que esta nueva infraestructura beneficiará a más de 8,300 colegios, más de 3,800 postas médicas y alrededor de 450 comisarías.

Por último, Lizárraga recordó que Pronatel tiene una función social y prioriza los servicios de educación, salud, defensa nacional, seguridad, cultura, investigación y desarrollo e innovación sin fines comerciales a favor de la ciudadanía, garantizando la conectividad de las instituciones públicas en todos los rincones del país.

El País Que Queremos es una campaña organizada por RPP, con el compromiso de Enel, que busca poner en agenda aspectos fundamentales para el desarrollo de nuestro país. En esta etapa, abordamos las oportunidades económicas, educativas y culturales que nos brinda la digitalización, así como los desafíos que enfrenta el Perú en torno a la reducción de la brecha de acceso a internet.