El orden y la limpieza en la cocina son la clave para mantener seguro nuestro hogar, afirman expertos.
El orden y la limpieza en la cocina son la clave para mantener seguro nuestro hogar, afirman expertos. | Fuente: Andina

Entre enero y abril de este año se atendieron 3279 emergencias por incendios en todo el país, según las estadísticas de Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú. En el caso de la capital, según la Municipalidad de Lima, los incendios son inducidos principalmente por la acción humana o están relacionados con fallas tecnológicas, como corto circuitos, fugas de gas, manejo inadecuado de materiales inflamables, velas encendidas, mantenimiento deficiente de tanques contenedores de gas, entre otros factores.

Con el fin de proteger a nuestra familia y hogar de este tipo de emergencias , José Antonio Fernández, gerente adjunto de Ingeniería de Riesgos de Pacífico, comentó en el programa Conexión de RPP las formas en las que podemos cultivar una cultura de prevención de riesgos en casa.

Atención especial en la cocina

En la cocina, de acuerdo con Fernández, es donde los riesgos por incendios se presentan con mayor frecuencia. Una forma de prevenirlos es evitar el residuo de grasas en la preparación de alimentos. El orden y la limpieza en este ambiente son la clave para mantener seguro nuestro hogar, afirma el experto. 

“Una vez que terminamos de cocinar, hay que verificar que las hornillas se encuentren apagadas y que los materiales como guantes o implementos que utilizamos, que son de material combustible, no se encuentren cercanos a las cocinas”, indica.

El especialista explica que el balón de gas es uno de los elementos más peligrosos en el hogar, por lo cual recomienda que se encuentre alejado de la cocina. Enfatiza en la necesidad de contar con la manguera adecuada para el gas GLP y verificar que cuente con su correspondiente fecha de fabricación y vencimiento. Advierte que “de ninguna manera debería reemplazarse por una de agua o transparente”.

Asimismo, recuerda que se debe mantener a los niños alejados de la cocina, así como guardar en un lugar seguro y fuera de su alcance los fósforos o cualquier tipo de material inflamable que los pueda exponer a accidentes.

 

Es importante asegurarse de que cada ambiente del hogar cuente con suficientes contactos para la toma de corriente, señala Fernández.
Es importante asegurarse de que cada ambiente del hogar cuente con suficientes contactos para la toma de corriente, señala Fernández. | Fuente: Andina

Revisión periódica del cableado eléctrico

En los últimos cinco años, el promedio diario a nivel nacional de incendios ha sido de 35 en viviendas e industrias, advierte Fernández, y solo en Lima, Callao e Ica alcanzan los 15 al día. Implementar una cultura de prevención evitará que estas emergencias sigan poniendo en riesgo nuestro hogar y comunidad.

Además de los accidentes que pueden producirse en la cocina, las fallas en las instalaciones eléctricas son otras de las principales causas de los incendios en la ciudad, según el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci). El especialista de Pacífico agrega que, estadísticamente, se ha determinado que los cortocircuitos son provocados, en su mayoría, por las malas condiciones del cableado eléctrico.

“Es importante contar con instalaciones eléctricas que tengan diferenciales para evitar estos cortocircuitos. Si bien es cierto, un cableado en buenas condiciones te puede durar 40 años, debemos ir viendo la condición en la que se encuentra periódicamente”, resalta.

El experto añade que es importante asegurarse de que cada ambiente del hogar cuente con suficientes contactos para la toma de corriente, con el fin de evitar el uso de extensiones que provocan sobrecargas. “Si pensamos en la Navidad, por ejemplo, solemos sobrecargar la instalación eléctrica con las luces, el arbolito, los adornos navideños y esto podría ser grave”, aconseja.

RPP y Pacífico presentan la segunda etapa de la campaña Comunidad Segura, que estará orientada a brindar al público información sobre cómo evitar un incendio en nuestros hogares o negocios, y cómo reaccionar de manera adecuada en caso ocurra uno. Educándonos en prevención de riesgos, podremos vivir en comunidades más seguras.