Salma Hayek
A Salma Hayek le va bien en el streaming y teme por el cine. | Fuente: EFE

A Salma Hayek no le va nada mal en el streaming. Como productora está trabajando con Netflix y HBO Max y como actriz estrena ahora "Bliss" de Amazon. Sin embargo, la estrella mexicana se mostró muy preocupada por la compleja e incierta situación que atraviesa la gran pantalla.

"Románticamente, me da mucha tristeza lo que le pueda pasar al cine", dijo.

A la espera de que las salas vuelvan a la normalidad, Salma Hayek estrena en Amazon la cinta "Bliss", una singular combinación de ciencia-ficción y drama sentimental que ha dirigido Mike Cahill y donde comparte protagonismo con Owen Wilson.

Comienza con el encuentro de Greg (Wilson), un hombre desubicado en el trabajo y que se acaba de divorciar, e Isabel (Hayek), una enigmática mujer que le asegura que este mundo es solo una réplica terrible, corrupta y llena de fallos del universo real, que es ideal y perfecto.

Como un giro invertido de "Matrix" (1999), "Bliss" renuncia a distopías y conspiraciones tecnológicas, encierra un mensaje de fe en la humanidad y toca temas íntimos como la familia, el amor, las adicciones y el sentido de la vida.

APRECIAR LA BELLEZA

Para la actriz, hay dos formas de ver la película: puede ser una historia de dos mundos, uno simulado y otro real; o interpretarla como una historia de adicción en donde, a través de las drogas, estos dos amantes crean un escape de su realidad intolerable.

"Mi personaje crea este otro mundo donde todo es horrible para que la gente pueda experimentar lo difícil o lo feo, porque en este mundo de 'Bliss' la gente ya no aprecia las cosas bellas", comenta Salma Hayek.

Solo tuvo halagos para su compañero Owen Wilson: "Estaba fantástico, fue divertidísimo. Tiene una mente increíblemente creativa. Me encantó trabajar con él".

EL FUTURO DEL CINE

Hayek firmó un acuerdo con HBO Max para desarrollar proyectos como productora. También está de la mano con Netflix en la segunda temporada de "Monarca". Trabajo no le falta. 

Ella ve con buenos ojos el éxito de España con el streamingse ha enamorado de programas de países nórdicos y de Israel gracias a las plataformas. No obstante, hay una preocupación en el horizonte.

"Había un poco de monopolio generalizado por los estadounidenses y ahorita esto ha dado una oportunidad. Es fantástico. Pero a mí, y esto es muy personal, románticamente me da mucha tristeza lo que le pueda pasar al cine. Lo sufro, lo sufro". (EFE)