Buscar
RPP Noticias
Estás escuchando En vivo
 
00:00 / 00:00
Lima
89.7 FM /730 AM
Arequipa
102.3 FM / 1170 AM
Chiclayo
96.7 FM / 870 AM
Huancayo
97.3 FM / 1140 AM
Trujillo
90.9 FM / 790 AM
Piura
103.3 FM / 920 AM
Cusco
93.3 FM
Cajamarca
100.7 FM / 1130 AM
La informacion mas relevante de la actuaidad al momento
Actualizado hace 0 minutos
Dicho en el Perú
EP30 | Magda Portal: "Yo avanzo, nunca retrocedo"
EP 30 • 10:55
Reflexiones del evangelio
Jueves 29 de febrero | "Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque un muerto resucite"
EP 557 • 11:48
El comentario económico del día
¿Cuál es la situación de la infraestructura educativa al 2024?
EP 273 • 06:43

Charles Darwin sobre la ciencia y el mal

Charles Darwin (1809-1882) ha sido de los más influyentes científicos de la historia, cuya obra tuvo repercusiones no solo en las ciencias naturales, si no, también, en las ciencias sociales, en la filosofía e, incluso, en la cultura popular. Siempre resulta interesante volver a Darwin y dejarnos sorprender por su enorme capacidad de observar la vida en diversos planos.

Charles Darwin sobre la ciencia y el mal
Charles Darwin sobre la ciencia y el mal | Fuente: Foto referencial: Pexels

Publicada de manera póstuma, “Autobiografía” (1887) de Charles Darwin, se presenta como una excelente oportunidad para introducirse en el mundo interior de unos de los científicos fundamentales de todos los tiempos. Cuya influencia está a la par de personajes como Galileo, Newton, Einstein, Planck, y unos cuantos más. Recordemos que para Darwin la evolución y selección natural de las especies no siguen un diseño externo a sí mismos. La vida se adapta a condiciones cambiantes y, en esa adecuación, muere, muta o evoluciona. Como no hay un plan de decisión externo a la vida, ésta se despliega a tientas en los espacios por donde puede seguir siendo. Según Darwin, el origen de cualquier especie es un hecho específico, producido por interacciones naturales, carente de un final escatológico y un inicio trascendente. Lo observable son los procesos vitales, tan observables como los medios en donde se desarrolla la vida. De ahí que no se deducir científicamente un orden natural establecido con premeditación. 

Charles Darwin tuvo una existencia interesante, llena de realizaciones intelectuales. Fue muy consciente de sus aportes científicos y del poder de su teoría, la misma que permitió – en su momento-, abrir un continente de hallazgos nuevos. Por ello, la lectura de su autobiografía nos proporciona detalles de su proceso interior, tanto como científico, hombre público y, finalmente, como persona.

Una de las cosas que llaman la atención de esta obra póstuma, en su reflexión respecto a las consecuencias morales de la labor científica, cuando se diluye la experiencia estética o artística. Darwin recuerda que en su juventud disfrutaba de la novela, de la poesía, de la pintura y de la música, las mismas que le proporcionaban disfrute y una amplitud de criterios para comprender la existencia en sus diversos matices. Lamenta, sin embargo, que con los años haya perdido el interés por el arte y la literatura. Meditando sobre las causas de su apatía estética, confiesa: “Mi mente parece haberse convertido en una máquina que elabora leyes generales a partir de enormes cantidades de datos; pero lo que no puedo concebir es por qué esto ha ocasionado únicamente la atrofia de aquellas partes del cerebro de la que dependen las aficiones más elevadas”. En efecto, cuando la mente científica se centra solo en el estudio analítico y sistemático de los procesos factuales, se acostumbra a producir criterios de organización racional, desprovistos de cualquier sentimiento moral. 

De esta manera, Darwin concluye que “La pérdida de estas aficiones supone una merma de felicidad y puede ser perjudicial para el intelecto, y más probablemente para el carácter moral, pues debilita el lado emotivo de nuestra naturaleza”. Es decir, el científico, sin arte, sin literatura, en suma, sin humanidades, se convierte en un ser insensible y proclive a hacer el mal. Por ello, Darwin nos vuelve a confesar que “si tuviera que vivir de nuevo mi vida, me impondría la obligación de leer algo de poesía y escuchar algo de música por lo menos una vez a la semana, pues tal vez de este modo se mantendría activa por el uso la parte de mi cerebro ahora atrofiada”.

¿Qué nos dejan estas interesantes reflexiones de Charles Darwin? Muchas, sin duda. Pero hay una creemos fundamental. Cuando la mente humana se centra solo en aspectos cuantitativos, medibles y observables en términos descriptivos, se va perdiendo la posibilidad de sentir y de pensar de forma compleja y divergente. De ahí que es fundamental “mantener activa esa parte del alma” abierta a la metáfora, a la interpretación, a la palabra, a la imagen, al sonido y a la reflexión. Sin todo ello, somos más proclives a hacer el mal.

NOTA: “Ni el Grupo RPP, ni sus directores, accionistas, representantes legales, gerentes y/o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma.

Jefe del Departamento de Filosofía y Teología de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya (UARM). Es Dr. (c) en Humanidades por la Universidad de Piura y maestro en Filosofía por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Autor del libro "La trama invisible de lo útil. Reflexiones sobre conocimiento, poder y educación" y de numerosos artículos académicos vinculados a la historia de las ideas, con énfasis en la historia conceptual, y en las relaciones entre conocimiento y sociedad en el Perú y América Latina.

Tags

Otros columnistas

Ver más

Suscribirte al boletín de tus noticias preferidas

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Buzon
Al suscribirte, aceptas nuestras políticas de privacidad

Últimas noticias

Contenido promocionado

Taboola
SIGUIENTE NOTA