El reconocido chef Gastón Acurio presenta de lunes a viernes su microprograma "La receta de Gastón" en RPP Radio. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: JAVIER BECERRA

Descubre el canal de podcast de La cocina de Gastón en RPP Player.

De niño, el cocinero Gastón Acurio se hacía una pregunta que (ya otros) se han hecho: ¿por qué se llama ají de gallina si este guiso es de pollo? Su madre le respondió "es que es una receta muy antigua. Cuando las familias criábamos las gallinas en los corrales de nuestras casas. Por eso, en mi casa era un plato especial, festivo, dominguero".

En "La receta de Gastón", la nutricionista Geraldine Máurer explicó qué propiedades nutricionales contiene el plato de ají de gallina. "Tanto la gallina como el pollo, son nutricionalmente equivalentes. Sus sabores son distintos, pero tienen la misma cantidad de hierro para evitar la anemia. En tanto, el ají ayuda a bajar el azúcar de la sangre", indicó.

RECETA DE AJÍ DE GALLINA

- En una olla ancha (y no muy honda) o en una sartén grande y honda, echar 2 cucharadas de aceite vegetal junto a 1 taza de cebolla roja picada muy chiquita. Sudar por 5 minutos a fuego lento y añadir 1 cucharada de ajo molido.

- Sudar 2 minutos más y añadir ¼ de taza de pasta de ají mirasol, ¼ de ají amarillo licuado, sin venas ni pepas y 1 cucharada de ají panca licuado.

- Cocer lentamente hasta que se peleen: es decir, hasta que el aceite se separe del resto. Esto quiere decir que el ají ha cogido punto de caramelo y está listo para el siguiente paso.

- Echar 2 rebanadas de pan de molde sin corteza, previamente remojado en un chorro de leche evaporada. Mover bien con una cuchara de madera y dejar cocer (a fuego lento) hasta que empiece a hacer esas burbujas gordas, como de lava de volcán a punto de explotar.

- Echar una pechuga entera de pollo, bien gordita, previamente cocinada con su piel y su hueso en agua con sal. Estará deshuesada, sin la piel y picado en tiras gruesas (no en hilos) para sentir el pollo.

- Echar 1/2 taza de caldo de pollo donde se coció la pechuga. La cantidad es referencial pues uno mismo debe darle el punto de espesor.

- Dejar cocer unos minutos y echar un chorro de leche evaporada. Añadir sal, pimienta blanca molida, 1 cucharada de pecanas molidas y otra de queso parmesano rallado (estos dos últimos ingredientes son opcionales).

- En un plato colocar papas blancas o amarillas en rodajas, cubrir con el ají de gallina y terminar con más pecanas encima. Colocar ½ huevo duro por persona y su aceituna morada. ¡Listo!

EL SECRETO DE GASTÓN 

Gastón Acurio anima a preparar el ají de gallina con una gallina. Para ello, recomienda buscar en el mercado la gallina negra o la gallina de corral o regional. Son mas pequeñas, pero con muy buen sabor.

0 Comentarios
¿Qué opinas?