En cada alfombra roja o acto oficial, el look de Meghan Markle siempre ha sido perfecto. Tanto así que, en agosto, fue elegida la personalidad británica mejor vestida del año. No obstante, un día algo le debía fallar.

Sucedió durante su llegada con el príncipe Harry a Tonga, como parte de su primera gira en conjunto. Al descender del avión y caminar por la alfombra roja, el público notó su primer desliz en la moda.

Las miradas se desviaron a la etiqueta del vestido que colgaba de la parte inferior de la prenda. Ella lució un vestido rojo (en honor a la bandera de Tonga) de la marca Self Portrait con un costo de US$444.

Aún así, Meghan Markle, que anunció su embarazo al inicio de la gira, lució radiante. Su real alteza, la princesa Angelika Latufuipeka, les dio la bienvenida al país a la pareja.

Los duques de Sussex se encuentran en un tour de 16 días por Australia, Fiji, Tonga y Nueva Zelanda.

La pareja, que se casó el 19 de mayo en la capilla de San Jorge del Castillo de Windsor, anunció que esperan su primer hijo para la primavera del 2019. "Sus altezas reales aprecian el apoyo que han recibido de personas en todo el mundo desde su boda en mayo y están encantados de compartir esta feliz noticia con el público", anunció en comunicado el Palacio de Kensington.

¿Qué opinas?