Jorge González
Jorge González expresó su opinión sobre las consecuencias del COVID-19 en el mundo. | Fuente: Instagram / Jorge González

A Jorge González, exvocalista de Los Prisioneros, la cuarentena por el nuevo coronavirus no le representa ningún problema. Tras sufrir un infarto isquémico cerebeloso en febrero de 2015, el cantante se vio obligado a retirarse de la música y confinarse en su departamento de San Miguel, en Chile.

No me complica estar en casa”, dijo el cantante al portal Culto. “Estoy en el encierro como todos”, añadió quien, además, se encuentra entre la población vulnerable debido a la enfermedad que arrastra desde hace cinco años.

Para González, el nuevo coronavirus ha impactado de manera definitiva en la sociedad, sobre todo en el sector más desfavorecido. Por ello, no dudó en expresar: “Antes en el mundo la gente se unía. Pero esta enfermedad está diseñada para matar a los viejos y los pobres”.

Detrás de la expansión del COVID-19 viene una transformación definitiva en las estructuras sociales. Y quien cantara el icónico “El baile de los que sobran” dijo al respecto, de manera contundente: “El mundo ya cambió, dense cuenta”.

LA VIDA CONTINÚA

El nuevo coronavirus no parece haber alterado la rutina de Jorge González. Pero sí es consciente de la importancia del confinamiento para frenar el avance de la enfermedad. “Urge eso”, señaló en alusión a que el gobierno chileno debería declarar una cuarentena nacional.

Por lo demás, continúa escuchando música, como la que hacen Ana Tijoux, Camila Gallardo y Denise Rosenthal, y hasta se animó a recomendar “El Reemplazante”, serie chilena de 2012 sobre un empresario en la quiebra que debe trabajar como profesor en el sector público.

Según González, esta temporada de encierro no solo no se le complica, sino que “es el mejor tiempo de mi vida”, pues está “enamorado” de su actual pareja, con quien comparte el departamento en la comuna donde vive, en Santiago de Chile. Corren tiempos difíciles, sí, pero para el rockero la vida continúa.