Meghan Markle y el príncipe Harry
Meghan Markle y el príncipe Harry se alejaron de la realeza para vivir una vida normal. | Fuente: EFE | Fotógrafo: Facundo Arrizabalaga

Meghan Markle revolucionó la realeza británica luego de que se mudara con el príncipe Harry -primero a Canadá y ahora a EE..UU.- para vivir alejados de las restricciones de la monarquía junto a su hijo Archie. Aunque consiguió seguidores en Inglaterra, parecía no encajar en la casa real ya que es estadounidense, actriz y divorciada. Hoy, ella cumple 39 años.

Antes de ser parte de la familia real, era conocida por su papel de Rachel Zane, en la serie "Suits". A tres años de terminar su primer matrimonio, inició una relación con el hijo de Lady Di.

En el 2017, hicieron público su compromiso y el 19 de mayo del año siguiente, se casaron en la capilla de San Jorge del Castillo de Windsor. Desde ese momento, con 37 años, Meghan Markle ya formaba parte de la realeza británica.

A un año de su matrimonio, la pareja anunció que estaba esperando a su primer hijo Archie Mountbatten-Windsor. El bebé se convierte en el séptimo en la línea de sucesión de la corona.

ADIÓS A LA REALEZA

Desde que el príncipe Harry comenzó a salir con Meghan Markle las críticas se volvieron constantes en los tabloides de Inglaterra. Las declaraciones de la familia de la actriz, su padre Thomas Markle y su hermana, fueron la comidilla de la prensa llevando el escándalo al Palacio.

Para alejarse de las cámaras, los duques de Sussex tomaron una radical decisión a inicios del 2020: renunciaron a sus funciones de primer rango como miembros de la Familia Real británica. Así perdían sus títulos monárquicos y fondos públicos; pero buscaban ganar en libertad y tranquilidad.

A través de un comunicado, anunciaron que abandonaban la primera línea de la monarquía inglesa para ser independientes en lo que fue llamado "megxit"Este 4 de agosto, la exactriz cumple 39 años y es una de las personalidades más búscadas en Google.

La autora y experta en casa real, Penny Junor, observa que esta marcha oficial de la pareja quedó empañada ante la magnitud de la crisis por la pandemia. La coyuntura hizo que los duques de Sussex puedan volverse "bastante irrelevantes" en el marco global, pues en momentos así son la reina y otros miembros en funciones de la monarquía quienes se sitúan al frente de los esfuerzos nacionales para frenar la enfermedad como el príncipe Carlos, que contrajo el virus y lo venció.

El príncipe Harry y Meghan Markle "pasarán los próximos meses centrados en sus familias y continuarán haciendo lo que puedan, de forma segura y privada, para respaldar y trabajar con sus preexistentes compromisos caritativos mientras desarrollan su propia organización futura sin ánimo de lucro", añadió esa representante.

Antes de que estallara la pandemia, iban a lanzar su nueva fundación, un proyecto que, por ahora, queda en suspenso.

PROYECTOS BENÉFICOS

El príncipe Harry y Meghan Markle, quienes viven en EE.UU., develaron al periódico británico The Telegraph detalles del próximo lanzamiento de la que será su futura organización benéfica, que llamarán "Archewell".

Con ese proyecto, la pareja pretende trabajar en conjunto con otros grupos y entidades de apoyo y comercializar productos bajo ese nuevo nombre, pues ya no se les permite emplear la denominación "Sussex Royal".

Desde que el matrimonio rompiera formalmente con la casa real británica, ambos han tratado de centrar su negocio en EE.UU., donde ella ha trabajado previamente como actriz.