Anahí de Cárdenas contó una difícil experiencia. | Fuente: Instagram

La actriz Anahí de Cárdenas se encuentra atravesando una dura batalla contra el cáncer, enfermedad que ha decidido vencer desde que se enteró que la tenía y así lo ha demostrado a través de sus redes sociales

En esta ocasión, Anahí de Cárdenas narró una difícil experiencia que le tocó vivir tras intentar hacer todas las actividades que normalmente hacía, pero que ahora las quimioterapias no le permiten. 

“Salí de la clínica el miércoles, bastante confiada porque me sentía muy bien. Tan bien que el día jueves, me embarqué en un día total y completamente normal, lleno de cosas por hacer. Fui a cantar unas canciones para una peli, luego me fui a terapia, almorcé al paso y de ahí me fui a dictar dos clases”, escribió en su publicación.

Sin embargo, la actriz de “No me digas solterona” manifestó que su cansancio era tanto que estuvo a punto de desmayarse, pese a que hasta se aplicó una inyección y que intentó relajarse dando una caminata. 

“Cuando llegué a mi primera clase eran las 4 y media de la tarde, y ya estaba empezando a sentirme cansada. Lamentablemente en esta situación, cuando me canso, no es que me pueda sentar, reponerme y seguir”, anotó. 

Ver esta publicación en Instagram

-Too much, too soon- Sali de la clinica el miercoles, bastante confiada por que me sentia muy bien. Tan bien que el dia jueves, ayer me embarque en un dia total y completamente normal, lleno de cosas por hacer. Fui a cantar unas canciones para una peli, luego me fui a terapia, almorcé al paso y de ahi me fui a dictar dos clases. 🤦🏼 Cuando llegue a mi primera clase era las 4 y media de la tarde y ya estaba empezando a sentirme cansada. Lamentablemente en esta situacion, cuando me canso, no es que me pueda sentar, reponerme y seguir. Tengo que ponerme horizontal por un par de horas, porque se me baja la presión y chau, desmayada. Para esto, me había olvidado de ponerme el Filgastrim entonces ya estaba medio nerviosa. Pedi un @rappi.pe me mandaron el Filgastrim a mi clase, me escabulli dos segundos al baño, me pinche la panza, y regrese a la clase. Luego, me fui caminando a mi otra clase que quedaba cerca, cosa que me caía el aire en la cara porque ya estaba bastante mareada. Cuando llegue a dictar a mi otra clase, estaba trapo. No podía hablar muy fuerte porque sentía que la sangre del cuerpo se me bajaba al piso, entonces pase la mayoría de la clase sentada y mi maravillosa asistenta #mariapaz me ayudo con toda la gestion de la clase que teníamos preparada. Aun asi, 20 min antes de que termine la clase ya no podia mas. Le escribi a mi novio y le conte, le dije: me estoy desmayando no se que hacer! Me da vergüenza dejar la clase! Y me dijo, que te dice tu cuerpo? Y claro, tuve que pedirle que me recoja, por que mi cuerpo me decía AUXILIO ME DESMAYO AYUDAME! Felizmente mis alumnos entendieron, mil gracias! Prometo la próxima clase estar entera! Gracias @segundopisoescueladearte siempre por el apoyo. Para mi es muy importante no fallar o no faltar a mis compromisos, gracias por darme las facilidades del caso. Se los agradezco! Y mi dia no terminaba ahi! Tenia una reunion con unos amigos del cole y no pude llegar! Me dio una rabia, pero ya. La salud viene primero. Proximamente hasta que me sienta cañon como para regresar a hacer spinning creo que voy a coordinar solo un par de actividades diarias, y dejar que mi cuerpo se vaya acostumbrando. #mepase #medesmayo

Una publicación compartida de Anahi De Cardenas (@anahidec) el

“Tengo que ponerme horizontal por un par de horas, porque se me baja la presión y chau, desmayada. Para esto, me había olvidado de ponerme el Filgastrim entonces ya estaba medio nerviosa (...) me escabullí dos segundos al baño, me pinche la panza, y regrese a la clase. Luego, me fui caminando a mi otra clase que quedaba cerca, cosa que me caía el aire en la cara porque ya estaba bastante mareada”, explicó Anahí. 

 Aunque la artista intentó sobreponerse, tuvo que salir antes de concluir su clase, por lo que aprovechó su publicación para agradecer la comprensión de sus alumnos. Además, necesitó que su novio pase a recogerla y no pudo llegar a la reunión con un grupo de amigos.

 “Cuando llegué a dictar a mi otra clase, estaba trapo. (...) pase la mayoría de la clase sentada (...) Aún así, 20 minuntos antes de que termine la clase ya no podía más. Le escribí a mi novio y le conté. (...) Y claro, tuve que pedirle que me recoja, por que mi cuerpo me decía AUXILIO, ME DESMAYO AYÚDAME!”, reveló en la red social. 

 Finalmente, Anahí de Cárdenas, indicó que para ella es “importante no fallar o no faltar a mis compromisos”. “Próximamente hasta que me sienta cañón, creo que voy a coordinar solo un par de actividades diarias, y dejar que mi cuerpo se vaya acostumbrando. #mepase #medesmayo”, finalizó Anahí de Cárdenas.

¿Qué opinas?