Columna | La Copa América, esa obsesión argentina que ya acumula 26 años

La Selección de Argentina no gana el título de la Copa América desde 1993 cuando tenía como figuras a Gabriel Batistuta y Diego Simeone.

Redacción

COMPARTE

Escrito por Fernando Vergara – Periodista argentino

 

El golpe sobre la mesa se escuchó fuerte. La Conmebol rechazó los 200 millones de dólares que había ofrecido Estados Unidos para organizar un torneo similar a la Copa América, el año próximo. Y sucedió lo que pocos esperaban: el ente le encomendó a la Argentina y Colombia la presentación de una propuesta para ser sede conjunta del certamen en 2020.

Nadie lo duda en la Argentina: la Copa América es una especie de obsesión. La albiceleste no la gana desde 1993 -con Gabriel Batistuta y Diego Simeone como figuras-, al punto que esa fue su última conquista en terrenos internacionales. Hoy, nadie sabe cómo llegará el equipo a competir dentro de un par de meses en Brasil, pero el sueño desvela a un país ya desacostumbrado a celebrar. Aquí, son muchos los que consideran que la Argentina precisa levantar un trofeo para recobrar esa fuerza extraviada.

Ahora, la FIFA dio el visto bueno y, así, habrá dos Copas Américas consecutivas: 2019 en suelo brasileño y 2020 en Argentina-Colombia. Después de las dolorosas caídas contra Chile en el torneo continental de 2015 y 2016 Lionel Messi tendrá nuevas oportunidades después del tormento que resultó Rusia 2018. Todavía no se conoce la opinión del mejor futbolista del mundo acerca de lo que sucedió en aquellos días controvertidos en Brónnitsy, pero ya confirmó su regreso para los amistosos de este mes contra Venezuela y Marruecos y en su mente vuela la idea de ser campeón con la camiseta argentina por primera vez en un torneo de mayores. En 2005 ya celebró un mundial con el elenco Sub 20.

Si bien hubo sondeos para organizar la competencia del año que viene desde Asia y Australia, la Conmebol puso sus ojos en la Argentina, que guarda como último recuerdo en estas tierras la caída en cuartos de final 2011 frente a Uruguay, por penales. El 17 de julio de aquel año, Carlos Tevez falló el único penal de la serie y los albicelestes perdieron “su” copa. La imagen, a menudo, suele repetirse en los programas deportivos de televisión. Una especie de karma.

Según afirman desde las asociaciones de ambos países, una de las ideas es “acercar el futbol sudamericano a sus hinchas”. Aseguran que la decisión de Conmebol debe encuadrarse en el aspecto geográfico y político del fútbol: por un lado, si se observa hacia el norte, Colombia es una de las naciones con mejor infraestructura en cuanto a estadios. Argentina, por su parte, hace ocho años que no recibe al torneo continental. Otros países del sur como Uruguay y Chile exhiben asociaciones débiles. Y Brasil tendrá el torneo este año. Del lado de Paraguay, apenas cuenta con dos canchas de primera línea: el Defensores del Chaco y la Nueva Olla, de Cerro Porteño. Con este panorama, Claudio Chiqui Tapia, presidente de la AFA, ofreció de inmediato al país como sede. En principio, el plan es que los 12 equipos se repartan en dos grupos de seis, uno en cada país. Después, que cada uno de ellos reciba una semifinal y el encuentro final se juegue en la Argentina. ¿Será en el Monumental de River? En las últimas eliminatorias para la cita en Rusia, la AFA se inclinó en varios compromisos por la Bombonera de Boca.

En el medio, aparece un negocio multimillonario en dos años consecutivos. La posibilidad de tener en las canchas a Messi, Neymar, Luis Suárez, Arturo Vidal o James Rodríguez. El paquete económico para Colombia y la Argentina será suculento. Los países recibirán cerca de 3,75 millones de dólares sólo por participar, y los números subirán a medida que avancen de rondas. Se aguarda por los dos invitados. Resta saber si serán Estados unidos y México, pero las relaciones de la Conmebol con ambos no son las ideales. ¿Pierde sentido el torneo más importante del continente si se disputa de manera seguida? Posiblemente. Tampoco serían los mismo los mundiales si se jugaran cada dos años, como alguna vez barajaron los principales dirigentes del planeta fútbol.

Lionel Messi de la Selección de Argentina. | Fuente: EFE
Copa América 2019. | Fuente: EFE

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, representantes o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.

¿Qué opinas?