La vida agitada de las ciudades, las dificultades  económicas, familiares o de salud son algunos de los problemas que causan estrés, la llamada enfermedad del siglo XXI.

Según un último estudio del Instituto Integración el año pasado seis de cada diez peruanos padecieron este mal. Un 25 % de las personas entrevistadas indicó que sus últimos 12 meses fueron muy estresantes.

Ante esa misma consulta, 33 % dijo que sintió algo estresado en el 2014 y el 35 % indicó que tuvo un año poco estresante. Solo un 8 % de los encuestados afirmó que el año pasado no se sintió, en lo absoluto, estresado.

Entre los principales motivos señalados como causa de estrés, 17 % lo atribuyó a los problemas con sus hijos y otro tanto, con el mismo porcentaje (17 %), ubicó el origen en los problemas con sus parejas. En tanto, el 14 % indicó que sufrieron de estrés por los problemas con sus padres.

INVERSIÓN EN SALUD MENTAL

Para atender a este problema, en el 2012 se modificó la ley general de Salud para garantizar la disponibilidad de programas y servicios de salud mental en todo el país e impulsar un modelo de atención comunitaria.

Sin embargo, hasta la fecha solo se ha construido un centro de atención comunitaria en Arequipa. Se espera que en los próximos diez años se edifiquen 200 centros de este tipo.  

En lo que corresponde al presupuesto, en Ministerio de Economía y Finanza (MEF) destinó 51 millones de soles para salud mental en el 2015, monto que aún es insuficiente pues representa solo el 0.6 % del total asignado al sector Salud.

El director de Salud Mental del Ministerio de Salud (MInsa) Yuri Cutipé, informó que se necesita aproximadamente 40 millones de nuevos soles solo para ampliar el programa de salud escolar a nivel nacional.