La situación legal y las repercusiones del caso del conductor que amenazó a otro con un arma

La situación legal de Manuel Liendo Rázuri, el conductor que amenazó a otro con un arma, se enmarca en el delito de coacción, que está penado hasta con dos años de prisión de acuerdo al Código Penal, señalan especialistas. De otro lado, el tema pone sobre la mesa la polémica por el uso de armas de parte de civiles.

Manuel Liendo Razuri recibió miles de comentarios negativos en redes sociales por su actitud furibunda. | Fuente: Facebook: Daniel Alvarez Contreras

Manuel Liendo Rázuri se ha vuelto popular en menos de dos días debido a su iracunda reacción al amenazar con una pistola a un conductor que le increpó por, aparentemente, infringir las normas de tránsito en el distrito de San Isidro.

Además de las manifestaciones de rechazo contra la actitud del conductor desde los diversos frentes, la Segunda Fiscalía Provincial Penal de San Isidro abrió una investigación preliminar contra el conductor.

En opinión del abogado penalista Carlos Caro, este caso se enmarca en el delito de coacción, que se sanciona hasta con dos años de prisión de acuerdo con el artículo 151 del Código Penal. No obstante, adviritó que la orden de prisión no necesariamente sería efectiva por la poca cantidad de años.

Asimismo, señaló que la Fiscalía deberá analizar qué medida preventiva va a solicitar, pues “es muy difícil que para un caso así le den prisión preventiva”, debido a que Liendo dejará de portar armas cuando Sucamec le revoque la licencia. En ese sentido, señaló que lo más probable es que soliciten reglas de conducta o comparecencia con restricciones mientras se lleva a cabo la investigación.

A su juicio, el Ministerio Público puede invocar un juicio por flagrancia debido a que "el hecho está probado", de manera que la condena se pueda emitir durante la próxima semana.

También señaló que el testimonio de otra persona que fue víctima de una situación similar por parte de Liendo puede ser valorado por el Ministerio Público como “un elemento para que reciba la máxima sanción”.

Repercusiones

Tras la viralización del video en redes sociales, miles de personas expresaron su indignación ante la actitud de Liendo Rázuri. La empresa para la que trabaja, Perufarma, rechazó su “comportamiento violento y discriminatorio” y adelantó que “tomarán las medidas correctivas correspondientes”.

Incluso, el Partido Aprista informó que suspendió la militancia de Liendo Rázuri e indicaron que será sometido a proceso disciplinario.

Luego de ello, la Superintendencia Nacional de Control de Servicios de Seguridad, Armas, Municiones y Explosivos de Uso Civil (Sucamec) anunció que cancelará la licencia y decomisará el arma del conductor. El hombre había renovado su licencia en setiembre de 2017.

También el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) informó que solicitará este lunes la Municipalidad de Lima que se realice un proceso administrativo sancionador a Liendo Rázuri.

Salud mental

El caso de Liendo Rázuri, quien insultó e incluso escupió a una persona el pasado viernes, ha vuelto a poner sobre la mesa la polémica del uso de armas de fuego por parte de civiles.

Si bien Perú cuenta con una normativa que regula el aspecto técnico del asunto, aún se deben trabajar se relacionan con la problemática de la salud mental en el Perú, aseveró en RPP Noticias Fausto del Castillo, presidente de la Asociación Nacional de Usuarios de Armas.

Del Castillo explicó que el examen para obtener una licencia de armas "no asegura" si una persona es apta. El representante de la asociación izo un símil entre este examen y el que se debe aprobar para tener un brevete. “Es un examen muy sencillo, que una persona promedio lo puede pasar en 45 minutos, y que no determina absolutamente nada… Si ese mismo examen para choferes que están mal de la cabeza lo pasamos quienes portamos un arma de fuego, no asegura mucho”, lamentó.

¿Qué opinas?