El hallazo del que sería el cuerpo de la activista se dio tras la detención de los esposos Kevin Villanueva y Andrea Aguirre, sospechosos de la desaparición. | Fuente: Facebook

La Oficina Desconcentrada de Control Interno del Callao dispuso la realización de actos de indagación previa contra las fiscales que estuvieron a cargo de la investigación del caso de Solsiret Rodríguez.

Esta medida habría sido dispuesta por las quejas realizadas por la familia de la fallecida en varios medios de comunicación. En diálogo con RPP Noticias, Rosario Aybar, madre de la fallecida, denunció que el Ministerio Público se rehusó a realizar la búsqueda de su hija debidamente.

Además, afirmó que solo ante la insistencia de la familia se realizó, en el 2017, la prueba de geolocalización que dio como resultado que el celular de Solsiret siempre estuvo en la casa de su pareja y cuñado, de donde supuestamente ella se habría ido. Esa prueba, de acuerdo con la madre de la víctima, no habría sido tomado en cuenta por la primera fiscal, porque “no valía”.

Una de las fiscales incluso le habría sugerido a la madre que vaya a la casa de las amigas de su hija o que el padre pida dinero a una ONG para que pudiera viajar a buscarla. El tercer fiscal a cargo del caso, Jimmy Mansilla Castañeda, fue quien solicitó información adicional que le permitió identificar a todos los involucrados en el crimen.

"Fue una burla, nos vieron la cara. ¿Qué pensaban, que cualquier mujer es cualquier cosa?”, reclamó indignada.

¿Qué opinas?