Irán
Hasán Rohaní, presidente de Irán, en un discurso en Tabriz. | Fuente: Foto: AFP

Irán sigue cumpliendo con todas las limitaciones impuestas a su programa nuclear establecidas en el acuerdo de 2015, pese a las nuevas sanciones impuestas por Estados Unidos, que abandonó el tratado en mayo pasado, informó el OIEA, la agencia nuclear de la ONU.

En un informe trimestral reservado, los inspectores del OIEA confirman que la producción y el almacenamiento de uranio enriquecido y de agua pesada, así como el acceso a las instalaciones nucleares en Irán se corresponden con lo acordado en el acuerdo, firmado entonces con seis grandes potencias.

Según el llamado "plan conjunto de acción" (JCPOA, en sus siglas en inglés), Irán tiene prohibido tener más de 130 toneladas de agua pesada, así como más de 300 kilos de uranio enriquecido, con una pureza siempre inferior al 3,67 %.

Además, Irán debe conceder pleno acceso a los inspectores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), lo que sigue siendo el caso, cuatro meses después de la retirada unilateral de Estados Unidos del JCPOA.

Obligaciones nucleares

En lo que se refiere a medidas de transparencia, el OIEA confirma que ha seguido recogiendo datos mediante mecanismos de seguimiento a distancia y que Irán está facilitando la estancia de los inspectores internacionales en el país y su trabajo de control.

Irán aplica (sin ratificarlo) el llamado "protocolo adicional" del Tratado de No Proliferación nuclear (TNP), que permite inspecciones sin aviso previo en cualquier instalación que los expertos del OIEA deseen ver.

En ese sentido, los expertos del OIEA elogian explícitamente la cooperación iraní que califican como "puntual y activa" y que "está facilitando la aplicación del protocolo adicional y mejoraría la confianza".

En su último informe, el pasado 24 de mayo, el OIEA había exigido precisamente una mejor cooperación de Irán. En términos generales, el OIEA insiste en su informe en que Irán sigue cumpliendo todo los aspectos nucleares del acuerdo firmado en 2015 con Alemania, China, Estados Unidos, Francia, el Reino Unido y Rusia, que impone limitaciones por un periodo de entre 10 y 25 años a su programa atómico.

"Irán no ha enriquecido uranio por encima del 3,67 %" de pureza, señala el OIEA, un nivel en el que este combustible atómico sólo puede ser empleado para aplicaciones civiles, y no militares.

EFE