"Rock en Lima" se encargó de regalar más de ocho horas de adrenalina a los amantes del género que abarrotaron las tribunas y el campo del Estadio Monumental de Ate desde muy temprano.

El festival arrancó con la participación de la banda Gaia, que se encargó de dar el chispazo inicial de energía para calentar la fría tarde limeña. De inmediato, Jhovan Tomasevich y Zen saltaron al escenario para ofrecer sus mejores temas al público.

Como era de esperarse, el público celebró la llegada de Mar de Copas al show. Wicho García y compañía deleitaron a sus fans con su música, los mismos que respondieron cantando a todo pulmón "Un día sin sexo", "Adiós amor", "Suna" y otros éxitos.

Pero si de show hablamos, fue Raúl Romero el que armó la fiesta en el cierre de la primera parte del "Rock en Lima". Su música y su humor elevó las energías de los asistentes que le dieron la bienvenida gritando "Feo" al unísono. "Me dicen feo porque no saben apreciar la belleza especial", dijo a modo de broma.

Luego del "La ballena azul", "Los patos y las patas" y otros de sus temas conocidos, dio pase al primero de los estelares. Vicentico fue el primero de ellos, interpretando "Esclavo de ti", "No te apartes de mi vida" y "Los caminos de la vida". Un detalle que llamó la atención del público fue el pañuelo verde que ató al micrófono, en señal de apoyo a la Ley de Aborto en Argentina

Muchas gracias por la energia anoche #Lima #Peru ! @manaoficial en #rockenlima2018 #rockenlima

Una publicación compartida de ALEX GONZALEZ (@alexgonzalezelanimal) el

A él le siguió Café Tacuba, banda que hizo su aparición con un peculiar estilo: enfundados en una largas capas y portando unas extravagantes máscaras. Rubén Albarrán y compañía desataron la locura sobre las tablas y contagiaron al público que se dejó llevar por sus música y su canciones.

"Chilanga Banda", "Como te extraño" y "Eres" fueron solo algunos de los temas que tocaron los mexicanos formados en las calles de Tacuba. Pero la sorpresa llegó con la presencia de Wendy Sulca, que fue invitada al escenario por Rubén para cantar a dúo "Olita de Altamar".

La noche cerró con broche de oro con la presencia de Maná. Fher y la emblemática banda mexicana emocionaron desde el arranque con "Manda una señal", "Oye mi amor", "Corazón Espinado", "Se me olvidó otra vez" y otros grandes éxitos. El público estallaba con cada canción del repertorio de los mexicanos y sus voces se escuchaban en cada rincón del estadio.

Definitivamente, el calor que transmitieron los artistas desde el escenario pudieron aplacar el frío limeño que no pudo con un público lleno de adrenalina.
¿Qué opinas?