El ministro Víctor Zamora durante una de las declaraciones en Palacio de Gobierno sobre el coronavirus.
El ministro Víctor Zamora durante una de las declaraciones en Palacio de Gobierno sobre el coronavirus. | Fuente: Presidencia

El Perú ha llegado a un pico de contagios del coronavirus, pero el descenso va a ser lento porque la pandemia tiene múltiples comportamientos en el país, aseguró este miércoles el ministro de Salud, Víctor Zamora. Desde hace algunos días, tenemos un número constante (de contagios), “las cifras no suben y, eventualmente estamos viendo ya un descenso”, comentó el titular del Ministerio de Salud (Minsa) en una entrevista en TV Perú.

Pero hay otro indicador que permite asegurar que el país ha ingresado en la etapa de meseta –añadió Zamora–; el período de duplicación (de casos) está llegando hasta los diez días, lo que demuestra que todas las medidas que se adoptaron para frenar el avance de la COVID-19 “ya empiezan a dar frutos”. “Hay que advertir a la población, sin embargo, que estas son cifras promedio y que el descenso no será rápido, sino lento”, porque hay un comportamiento de múltiples epidemias en el camino, en distintos lugares del país, como se puede ver en Loreto, Piura, Lambayeque, Trujillo y Chimbote.

Y lo mismo ocurre en Lima, donde en principio fue la zona mesocrática la que presentó más casos. “Luego, la pandemia se fue extendiendo hacia las zonas más populosas y ahora está en Villa El Salvador, San Juan de Lurigancho, San Martín de Porres”, dijo el ministro.  En estos distritos con alta densidad de población –agregó–, la COVID-19 presenta una evolución que, ciertamente, está llegando a sus límites, mientras que en otros lugares muestra señales de descenso.

Sectores vulnerables

El ministro se refirió también a la cifra de fallecidos por coronavirus, que hoy alcanzó su nivel más alto desde el inicio del estado de emergencia, el 16 de marzo. “Eso tiene también su explicación en el hecho de que tenemos varias epidemias” evolucionando en simultáneo. “En Lima estamos con una inmensa cantidad de casos; el 80% de la epidemia en el Perú está (concentrado) en Lima y Callao”, señaló.

“Entonces, tratamos de cubrir las necesidades de todas las regiones, de acuerdo con nuestras posibilidades hospitalarias, pero no siempre tenemos éxito en reducir el impacto en las poblaciones, especialmente en las más vulnerables”, agregó Zamora. Por otro lado, la epidemia golpea sistemas de salud pequeños o los cubre con rapidez, como se ha visto en Loreto, Lambayeque, Piura y Tumbes, explicó. “El Perú tiene un sistema de salud muy inequitativo, como lo son el sistema educativo y la seguridad: casi todo está concentrado en Lima y se encuentra menos desarrollado en las regiones”.

Hospital regional de Loreto, una de las regiones más afectadas por el coronavirus en el Perú.
Hospital regional de Loreto, una de las regiones más afectadas por el coronavirus en el Perú. | Fuente: EFE | Fotógrafo: Ginebra Pena

Protocolos de atención

El ministro se refirió también a las modificaciones en los protocolos de atención a pacientes positivos para COVID-19Según explicó, en las últimas semanas, estos se actualizaron hasta en seis oportunidades, de acuerdo con las evidencias que va encontrando la medicina en diversas partes del mundo.

“Cuando empezamos la epidemia no teníamos prácticamente nada para guiar el (trabajo en el) primer nivel de atención; todos estábamos concentrados en nuestras Unidades de Cuidados Intensivos, en la hospitalización y en las pruebas para diagnosticar y entender el comportamiento del virus”.  Sin embargo, a medida que el país avanzó en la contención, aparecieron drogas que se mostraban promisorias en el tratamiento de los pacientes, como la hidroxicloroquina, azitromicina e ivermectina “que no son curativas, pero reducen la gravedad de los casos y es factible utilizarlas tempranamente”.

Hoy sabemos que los pacientes no tienen que llegar al hospital para iniciar un tratamiento en casa. “Cuanto más temprano un paciente inicie su tratamiento, las probabilidades de llegar a una UCI se reducen. Entonces, ahora sí, los profesionales del primer nivel de atención, los de hospitalización, ya tienen algunas herramientas para utilizarlas”, dijo Zamora. Para esta labor, el ministerio cuenta con un comité de expertos que evalúa la evidencia científica, presidido por el médico infectólogo Eduardo Gotuzzo. “Ese grupo, que es muy conocedor de estos temas, hace recomendaciones al Minsa y eso se incluye en nuestros protocolos de atención”, dijo.

Situación en Loreto

Respecto a Loreto, Zamora dijo que la situación en esa región amazónica es crítica y añadió que su sector moviliza todos sus recursos para contener la pandemia. “El Minsa ha comprado 9,000 metros cúbicos de oxígeno; todos los días transportamos 60 balones por puente aéreo, pero eso es totalmente insuficiente para las grandes necesidades de la población”. Explicó que se han habilitado dos plantas para el procesamiento y envasado de oxígeno en Loreto, una de ellas en la zona de Trompeteros.

Hemos apoyado también la iniciativa privada, que hizo una colecta para comprar una compresora de oxígeno, y en este momento estamos viendo la donación de una más desde Arequipa", declaró el ministro. Pero, aun así, en este momento nuestros compatriotas en Iquitos siguen carentes de este vital elemento, admitió el funcionario. “En el mercado, en el Perú nos estamos quedando incluso sin balones de oxígeno, porque el consumo es tan grande que ya no hay balones para abastecer”.

Andina