Líderes de sectas aprovechan vacíos familiares para someter a sus víctimas, asegura experta

La experta en tema de trata de personas, Balbina Cárdenas, desplegó el entorno en el que la española Patricia Aguilar fue captada por Félix Manrique cuando tenía 18 años.
Actualidad
Balbina Cárdenas en RPP.
00:00

La mañana del jueves 5 de julio Patricia Aguilar, una joven española de 19 años de edad, fue rescatada en Junín tras ser captada por Félix Manrique Gómez, quien la habría convencido de que se uniera a una secta y con quien tiene un hijo de apenas dos meses de nacido. La joven había estado desaparecida cerca de año y medio.

Balbina Cárdenas, experta en temas de trata de personas de la organización de Promsex, explicó que “no hay un solo motivo” por el que jóvenes caigan en las redes de la trata de personas, delito por el que Manrique Gómez podría recibir de entre ocho hasta 12 años de prisión.

“El que va a captar, el victimario, no le dice de frente ‘vas a tener relaciones conmigo’ (…) Como dijo el padre de la joven: ya estuvo meses antes en relación con él y se ha enterado cómo es su vida y ha encontrado vacíos. Ha esperado el momento preciso para que tome la determinación de ser mayor de edad para que venga”, explicó Cárdenas a RPP.

La experta agregó que seguramente ha habido un aprovechamiento del victimario por no tener un adecuado ambiente familiar.

El caso

Patricia Aguilar (19), una joven de Alicante (España) que fue reportada como desaparecida en 2017 tras viajar al Perú, fue encontrada por su padre en la selva de San Martín de Pangoa, provincia de Satipo, región Junín el pasado 5 de julio.  

Alberto Aguilar, su padre, viajó en junio al Perú para acelerar el proceso de búsqueda de su hija, que se unió a inicios de 2017 a una secta liderada por Felix Steven Manrique, un autoproclamado gurú, que aseguran empezó a “captar” a Patricia desde que tenía 16 años.

La Policía detuvo a Manrique, de más de 30 años, en una casa de campo en San Martín de Pangoa y encontraron a Patricia en otra casa, a una hora distancia. El padre descubrió que ahora tiene un nieto de dos meses.