1 de cada 3 limeños cambiará su forma de movilizarse y optará por el uso de la bicicleta tras la pandemia

Según una encuesta de Lima Cómo Vamos y Despierta Lima estos nuevos hábitos podrían reducir hasta un 34% las emisiones de CO2 en los viajes, sin embargo, la falta de ciclovías y accidentes desincentivan el uso de esta herramienta de transporte.

Fotografía referencial
“En contexto de pandemia es muy importante darle prioridad a los modos individuales sostenibles como la bicicleta, la caminata y al transporte público, sostuvo Mariana Alegre. | Fuente: Flickr

Uno de cada tres limeños y chalacos cambiará la manera en la que se moviliza tras la pandemia, optando por el uso de la bicicleta, de acuerdo con la última encuesta de Lima Cómo Vamos y Despierta Lima. Estos nuevos hábitos podrían reducir hasta en un 34% las emisiones de CO2 en los viajes.

“En contexto de pandemia es muy importante darle prioridad a los modos individuales sostenibles como la bicicleta, la caminata y al transporte público que, hoy más que nunca, merece ser atendido y mejorado”, señala la directora ejecutiva de Lima Cómo Vamos, Mariana Alegre.

A pesar de ello, la falta de ciclovías en la ciudad y los accidentes viales desincentivan a algunos a usar este medio de transporte. De todos modos, el 32% de las personas que solían utilizar el transporte público antes del Estado de Emergencia manifestaron que, en el futuro, se moverán en bicicleta; mientras que el 11% de los que utilizaba un auto particular dijeron lo mismo.

No obstante, un considerable 26% continuará con el medio de transporte que utilizaba antes de la cuarentena y un 17% todavía no tiene claro qué hará. “Se necesita ofrecer alternativas de calidad y que sean saludables para que estas personas puedan tomar las decisiones de cómo moverse sin tener que ponerse en riesgo”, sugirió Alegre en declaraciones a RPP Noticias.

Los ingresos económicos de la población son un factor transversal importante, pues a medida que estos aumentan, también lo hace la cantidad de personas que volverán a su rutina de antes, evidenciando así la desigualdad que existe en el transporte en el país.

Otros, que se encuentran dentro del 18.5% de los encuestados, aseguraron que se quedarán en casa luego de que se levante el Estado de Emergencia. De ellos, 43% se movilizaba en transporte público y 32% en auto privado. Es así que, para Lima Cómo Vamos y el colectivo Despierta Lima la pandemia es una oportunidad para mejorar la forma en la que los peruanos se movilizan.

Existe, no obstante, una sensación de inseguridad de quienes desean optar por la bicicleta, por lo que sugieren garantizar que las personas se sientan seguras y cómodas no solo a través de la infraestructura de transporte, sino también a través de medidas integrales de gestión y políticas públicas.

Un factor a tener en cuenta es la diferencia entre la sensación de seguridad entre hombres y mujeres. Un 18% de mujeres manifestó utilizar la bicileta regularmente con confianza, frente a un 33% de hombres. ¿A se debe esta diferencia?

“Hay una brecha de género importante en los resultados. Es un reflejo de la ciudad y el transporte que tenemos que ofrece peores condiciones a mujeres y las enfrenta con violencias y riesgos mayores que a los hombres”, explica Alegre y agrega otro factor: la sensación de inseguridad, una preocupación que se agudiza luego de que se registrara la muerte de tres ciclistas tras flexibilizarse el uso del auto particular desde el pasado lunes.

Combis, corredores complementarios y Metropolitano 

Solo el 20% de las personas que se movilizaban en combi, bus o custer dijeron que seguirán utilizando estos medios de transporte luego de la cuarentena, mientras que los corredores complementarias perderían el 79% de sus usuarios. En el caso del Metropolitano, la cifra asciende a 75%.

“Como parte de las medidas que las autoridades deben implementar es acelerar la reforma del transporte e inyectar subsidios que permitan mantenerse a flote a las empresas de transporte. Esto lo puede aprovechar la ATU para poner condiciones que permitan tener un sistema de transporte público funcionando con los protocolos de salud recomendados y también atraer a la formalización a quienes aún no lo son”, indica Alegre.

Cabe mencionar que se encuestaron 1 315 personas vía un formulario online en una muestra por conveniencia, es decir, no fue una muestra aleatoria, por lo que no es representativa de toda la ciudad. Para leer el estudio completo puedes entrar aquí.