Rony Manuel Prada Clavo (31), dijo que su intención no fue matarla. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Rosario Coronado

Rony Manuel Prada Clavo (31), pidió perdón y dijo que la cólera y los celos lo conllevaron a acabar con la vida de Dilma Suárez Jiménez (33), madre de sus dos hijos en la ciudad de Ferreñafe, región Lambayeque.

"Todo se dio en un momento de cólera por los mensajes que encontré en su celular. Pero mi intención no fue matarla. Yo un día anterior estuve bien con ella, ya habíamos arreglado las cosas. Yo llegaba todos los días a la casa porque quería arreglar las cosas con ella", manifestó.

Prada Clavo, pidió perdón a sus hijos de 6 y 11 años de edad, así como a sus padres por este asesinato ocurrido el pasado jueves 12 de julio. Indicó sentirse muy deprimido y que el único que lo podrá juzgar de sus actos es Dios.

"Estoy arrepentido por lo que he hecho. No fue mi intención, estoy muy apenado con mis hijos. Dios es el único que juzga, el resto que hablen normal. Voy a salir adelante por mis hijos", señaló.

Las declaraciones las brindó antes del desarrollo de la audiencia de prisión preventiva programada para hoy en el Juzgado de Investigación Preparatoria de Ferreñafe, donde la fiscalía solicita 9 meses de internamiento en el penal de Chiclayo, mientras se realizan las investigaciones del caso.

Denuncias. 

En este caso, la Defensoría del Pueblo verificó que Dilma Suárez presentó hasta 7 denuncias por violencia familiar, contra Rony Prada Clavo y solo en dos de ellas se otorgaron medidas de protección.

La institución defensorial también constató que la comisaría de Ferreñafe no garantizó de manera efectiva las medidas de protección a favor de la víctima de feminicidio.