En Oyotún, familia llora por sus seres queridos | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Cortesía

Con lágrimas en los ojos los familiares de la pequeña Rosita de cinco años, que se salvó en el incendio de un bus en el exterminal Fiori de Lima, calificaron el hecho como un milagro de Dios y pidieron a las autoridades ayuda psicológica para la niña.

Desde el caserío “Las Balsas” del Centro Poblado Menor Batangrande, distrito de Pítipo, provincia de Ferreñafe, su tío Eddy Alejandro Figueroa López, pidió apoyo al Ministerio de la Mujer, para la atención de su sobrina, que viajó junto a sus familiares para un cumpleaños.

“Yo seguí todo a través de RPP. Desde las 7:30 que se dio el primer reporte. Toda la noche escuchamos la radio y allí nos enteramos de mi sobrinita que estaba viva. Gracias a Dios que está viva, es un milagro de Dios. Dicen que la sacaron por la ventana, pero mi cuñada y mi mamá no lograron salir”, lamentó.

Efectivamente la pequeña salió ilesa de este fatídico hecho, pero su abuela Ricardina López Figueroa (73) y Manuela Varela Rodríguez (48), fueron alcanzadas por las llamas, que consumieron rápidamente la unidad de la empresa Sajy Bus.

Con apoyo del municipio de Pítipo, la madre de la niña, María del Carmen Figueroa, viajó a Lima, para recoger a su pequeña y traer el cuerpo de sus dos familiares, para darles cristiana sepultura.

Familias aguardan los cuerpos de sus seres queridos para darles cristiana sepultura | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Henry Urpeque

Oyotún está de duelo

Mientras tanto, en el caserío Espinal, ubicado a 40 minutos del distrito de Oyotún en Chiclayo, la familia Olivos Sipión, vela las fotos de sus seis seres queridos que fallecieron en este incendio.

Edwin Olivos, contó que la familia viajó para el matrimonio de uno de sus hermanos, celebrado el pasado 29 de marzo. El último domingo, cuatro horas antes del incendio, se comunicaron para avisar que esa misma noche regresarían en un bus de Sajy, sin advertir que la tragedia los rondaba.

“En la noche mi hermano me llamó llorando, para decirme que se había quemado el bus en el que viajaba la familia. He perdido a mi hijita, a mi hermano, hermana, a mis sobrinos y a mi mamá”, expresó entre sollozos.

Los familiares esperan el apoyo de las autoridades, para realizar de manera rápida las diligencias y poder trasladar a sus familiares hasta su natal tierra de Espinal.

Víctimas en Ferreñafe

Del mismo modo, en el distrito de Pueblo Nuevo, provincia de Ferreñafe, la familia Carranza Purizaca, vive el momento más triste de sus vidas, tras la muerte de tres integrantes de su familia. En este fatídico suceso perdieron la vida Elizabeth Carrillo, Jhonatan Carranza Carrillo y su hermanito Juan David, todos regresaban de una reunión familiar.

 

¿Qué opinas?