Acción Popular: ¿Cómo llega el partido de la lampa a las Elecciones 2022?

Fraccionado, sin dirigencia reconocida y con una cuestionada bancada. Acción Popular llega a las Elecciones Regionales y Municipales 2022 incluso con una baja participación con candidatos en los próximos comicios. Especialistas y afiliados históricos analizan el difícil momento del partido que fundó Fernando Belaúnde Terry.

A recomponerse.
Debido al fraccionamiento que atraviesa, Acción Popular debe recomponerse para evitar perder la inscripción política. | Fuente: Andina

En las elecciones municipales de 2018 fue uno de los partidos triunfadores sin excepción: había ganado la alcaldía de Lima, ganó otras 14 alcaldías distritales de la capital de un total de 42, y un Gobierno Regional, el de Cusco. Hablamos de Acción Popular, uno de los partidos políticos históricos del país, el más antiguo con vigencia en la actualidad.

Todo este escenario vislumbraba como el repunte de la organización, la oportunidad perfecta para consolidarse nuevamente, como en los mejores tiempos de su fundador Fernando Belaúnde Terry o el buen momento que dejó la imagen de Valentín Paniagua, otro de sus líderes, allá por el 2001, luego de asumir un gobierno de transición democrático tras la dictadura de Alberto Fujimori.

Hoy, cuatro años después de esos comicios exitosos, para Acción Popular las Elecciones Regionales y Municipales 2022 tienen sabor amargo, ya que el panorama es muy diferente: no tienen candidato a Lima, solo compiten en 23 distritos capitalinos y en apenas 7 Gobiernos regionales con representantes políticos que no son, necesariamente, cuadros fuertes.

¿Qué ha sucedido con el partido de la lampa en los últimos cuatro años?, ¿Cuáles han sido los factores determinantes para este declive electoral?

Oportunidades perdidas

Para el politólogo Gianfranco Vigo, Acción Popular tuvo dos momentos clave a su favor que desaprovechó: el primero, la candidatura de Alfredo Barnechea en el 2016 a la presidencia del Perú. “A este partido lo levanta necesariamente un caudillo, porque eso fue lo que representó esa postulación para Acción Popular, que alrededor de él despertó ciertos entusiasmos, pero hizo que confluyeran diversos intereses muchas veces discordantes, que no buscaban necesariamente el fortalecimiento del partido, sino hacer uso de la marca para intereses personales”, sostiene.

El segundo momento desaprovechado, de acuerdo con el politólogo, fue en el 2018, luego de que Jorge Muñoz ganara la alcaldía de Lima. Acción Popular llegaba al sillón municipal luego de 38 años y esta visibilidad tampoco sirvió para fortalecer las bases o formar más cuadros.

“El problema con ese triunfo [el de Muñoz] es que no fue fruto del trabajo partidario, sino de una ola que creció gracias al perfil del candidato y el momento político de ese tiempo, porque había estallado el caso Odebrecht y Acción Popular no estaba involucrado”, sostiene Gianfranco Vigo.

El desempeño de Jorge Muñoz en la comuna limeña fue deficiente. No llegó a culminar su mandato y con apenas 3 años y 4 meses en la alcaldía fue vacado en abril de este año por el Jurado Nacional de Elecciones, aunque previamente Muñoz ya había renunciado al partido por una crisis interna, en el 2020, de la cual hablaremos más adelante.

Las pugnas entre facciones

Sin bases sólidas ni disciplina, los fraccionamientos son inevitables. Acción Popular es un partido dividido. Las facciones en la interna se agrupan entre militantes que siguen a Raúl Diez Canseco y Alfredo Barnechea, quienes representan a la centro derecha del partido, la facción tradicional; y Julio Chávez (con sus comités de base, actual alcalde de San Martín de Porres) y Yonhy Lescano, quienes representan una facción de centro izquierda. Este último, Lescano, hoy está alejado del partido. Pidió licencia señalando haber sido flanco de hostilidades en la interna, sobre todo luego de haber sido candidato presidencial a inicios de 2021.

Por otro lado, un serio problema afronta Acción Popular con su dirigencia. Tiene a Mesías Guevara como presidente en funciones, pero sus contrarios le restan respaldo. El año pasado el partido eligió a su nueva dirigencia nacional, pero los resultados no fueron claros debido a impugnaciones. No tienen secretaría general ni comité de disciplina legítimos.

De todo este desorden, Raúl Diez Canseco hace responsable al Jurado Nacional de Elecciones por no reconocer a la nueva dirigencia. “El presidente actual tiene mandato vencido, esta falta de reconocimiento hace que no se ponga orden dentro de Acción Popular. Prácticamente estamos en un limbo jurídico”, señaló a RPP Noticias.

La bancada suma a la crisis

Desde el Congreso de la República la bancada del partido de la lampa ha colaborado con la crisis: las facciones terminaron de chocarse en noviembre de 2020 cuando Manuel Merino asumió la presidencia de la República luego de la vacancia de Martín Vizacarra. Merino solo fue respaldado por la facción de centro derecha (Diez Canseco-García Belaúnde). No hubo decisión plenaria ni acuerdo sobre la posición del partido frente a la vacancia.

Merino de Lama duró solo seis días en el Gobierno. Su llegada a Palacio de Gobierno fue percibida como un deseo desmedido por hacerse del poder y, ante ello, la ciudadanía se organizó aún en medio de la pandemia por la COVID-19 para protestar. Hubo como saldo dos jóvenes muertos. El pueblo organizado literalmente sacó a Merino del cargo y con él, se fue también la imagen del partido.

Posteriormente, en el periodo 2021 - 2022, Acción Popular logra la presidencia del Congreso de la mano de María del Carmen Alva. pero esto, lejos de ser un activo, se convierte en un problema más, pues la actitud de confrontación constante de Alva con sus pares congresistas y los medios de comunicación no sumó a la imagen del partido. “Se le han atribuido características muy negativas, está vista como una persona déspota y complicada de tratar”, sostiene la politóloga Katherine Zegarra.

Y, por si fuera poco, a solo un año de haber ingresado en julio de 2021 al Parlamento, seis de los congresistas de la actual bancada de Acción Popular han sido señalados por la colaboradora eficaz Karelim López, de apoyar al gobierno de Pedro Castillo con sus votos en el Congreso a cambio de obras en sus regiones. Eso dio pie al apelativo de “Los Niños”.

Juan Mori, Raúl Doroteo, Ilich López, Darwin Espinoza, Elvis Vergara y Jorge Flores son los acusados de pertenecer a 'Los Niños'. En un plenario desarrollado el 3 de agosto último fueron expulsados del partido, pero los señalados no aceptan el veredicto porque no reconocen a la dirigencia que tomó la decisión. Un caos.

El riesgo de perder la inscripción

Ante este panorama de descrédito y baja participación electoral en las Elecciones Regionales y Municipales 2022, el resultado para Acción Popular en estos comicios podría ser duro, al punto de correr el riesgo de llegar a perder la inscripción. Paradójicamente, para el periodista Fernando Vivas, ese escenario sería ideal para Acción Popular. “En buena hora sería sanador para este partido, que es uno de los más viejos de este país, replantearse. Porque su problema no es solo de fraccionamiento al interior de la organización sino de descabezamiento. Acción Popular es un partido fallido”, sentencia el analista político.

De llegar a perder la inscripción, para Víctor Andrés García Belaúnde eso no sería un tema de mucha preocupación: “el partido se volverá a inscribir sin ningún problema yo creo, y en todo caso eso lo único que [se] va a hacer es seleccionar mejor a la militancia, los que se van a inscribir son los que van a trabajar en la inscripción en el caso que tenga que darse, van a hacer los más entusiastas, los más comprometidos y eso finalmente va a fortalecer al partido”, dijo a RPP Noticias.

Así llega Acción Popular en estos comicios. conozca más detalles de sus candidatos y sus antecedentes en la página web votoinformado.jne.gob.pe