Minsa recibió donación.
Minsa recibió donación. | Fuente: Minsa

El Ministerio de Salud (Minsa) recibió esta tarde 25 camas para Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), 10 bombas de infusión y 3 incubadoras de transporte donados por parte de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y que contribuirán al plan de expansión de hospitales frente a la pandemia.

El titular de Salud, Víctor Zamora, recibió este donativo del representante eclesiástico Edwin Orihuela Montesinos y agradeció el gesto solidario de la comunidad religiosa a nombre del Minsa y de los pacientes que se beneficiarán con la contribución.

"Esto es una gran sorpresa porque me dijeron que eran camas, pero al ver las incubadoras me genera mucha más alegría porque permitirá trasladar a nuestros niños con la esperanza de salvarles la vida, eso nos debe llenar a todos de alegría. Quiero agradecer profundamente este gesto solidario", manifestó.

Del total de camas modelo IC7 para Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), 19 se distribuirán de acuerdo a las disposiciones del Comando de Operaciones COVID-19. Las seis restantes serán enviadas a hospitales de la región Lima, en tanto que al Sistema de Atención Móvil de Urgencia (SAMU) se les ha asignado las 3 incubadoras de transporte y 10 bombas de infusión.

Zamora manifestó sentirse orgulloso de dirigir el esfuerzo nacional por derrotar a la pandemia o reducir su impacto en nuestra sociedad. “En ese viaje, tenemos momentos duros porque perdemos gente y hemos perdido colegas y amigos de trabajo, también hay momentos amargos, de incomprensión, de críticas certeras, de politización de la muerte, eso lo vamos a dejar de lado porque hay momentos como este en los que uno disfruta la solidaridad", remarcó.

Indicó que la estrategia del Minsa se denomina 'La Salud nos Une' porque este es el momento de aunar esfuerzos, de grandes y chicos, de lo público y privado, "nadie sobra, todos suman", enfatizó.

Por su parte, Liliana Ma, directora general de Telesalud, Referencia y Urgencias del Minsa comentó que su dirección no contaba con incubadores para traslados de neonatos vía aérea o terrestre. "Teníamos que recurrir a los hospitales del Minsa o de la Marina, gracias a esta donación articulada tenemos otra realidad. Vamos a utilizar las incubadores y las bombas de infusión como realmente lo merecen", añadió.

En tanto, el representante de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días consideró una bendición poder contribuir con estos equipos médicos en momentos de necesidad del país, "estamos seguros que van a ayudar a las personas que más los necesita", aseveró.