El fiscal José Domingo Pérez, el juez Richard Concepción Carhuancho y Keiko Fujimori. | Fuente: Composición RPP (Andina)

El fiscal José Domingo Pérez aseguró este jueves que el peligro de que Keiko Fujimori obstaculice la justicia es evidente, razón por la cual pidió al juez Richard Concepción Carhuancho declarar fundado el pedido de la Fiscalía y dictar 36 meses de prisión preventiva contra ella durante la audiencia de este jueves. La investigada, por su parte, puso en duda la parcialidad del magistrado al señalar que haga lo haga o diga lo que diga, este “ya tendría una decisión tomada”

Según dijo al concluir la exposición de los argumentos de la Fiscalía para pedir la detención, Jose Domingo Pérez mencionó que solo la prisión preventiva garantiza que la investigación contra Fujimori y el resto de presuntos autores del delito de lavado de activos continúe sin dilaciones y sin obstaculizaciones. Indicó además que, por la complejidad de la investigación, en este caso una medida de comparecencia restringida para Fujimori Higuchi no sería la más idónea.

El representante del Ministerio Público añadió que existe un “alto grado de sospecha” de que Keiko Fujimori sí ha cometido el delito que se le atribuye: lavado de activos. “No existe medida menos gravosa que cumpla con la finalidad de la investigación que la prisión preventiva”, comentó. Según dijo, ha quedado en evidencia que la averiguación de la verdad va a ser entorpecida o impedida por acciones de entorpecimiento, cuyo objetivo será perturbar a los testigos y evitar que declaren espontánea y libremente.

“Estamos dentro de una organización criminal que está siendo destapada y una medida menos gravosa que la prisión preventiva definitivamente no permitiría cumplir o asegurar los fines de la investigación y estaríamos ante un pedido de fuga u obstaculización”, manifestó. Más temprano, el fiscal también había presentado testimonios de testigos y había argumentado que existía un riesgo de fuga –otros de los elementos que se toman en cuenta para dictar la prisión preventiva- y que la pena de Keiko Fujimori, en caso ser hallada culpable, sería entre 13 y 16 años.

La defensa de Keiko Fujimori

Al final de la audiencia, Keiko Fujimori tomó la palabra y –en línea con declaraciones previas en la que había cuestionado la imparcialidad del juez- le dijo a Concepción Carhuancho que él ya "tendría una decisión tomada" sobre el pedido de prisión preventiva. "Me preocupa que, diga lo que diga o haga lo que haga, usted ya tendría una decisión tomada", comentó tras señalar que se dirigía al magistrado "con todo respeto y total sinceridad". Luego acotó que tenía la "sensación" de que va a ser enviada a prisión después de la detención "injusta" que el mismo juez dictó contra ella hace dos semanas y porque este ya denegó una recusación que presentó su defensa el pasado domingo.

La audiencia de este jueves comenzó a las 10:30 a.m. y se suspendió hasta el día siguiente alrededor de las 8:30 p.m. | Fuente: Andina

"Espero estar equivocada", sostuvo Keiko Fujimori antes de acusar al fiscal de argumentar el "tremendo despropósito de que (su partido) Fuerza Popular era una organización criminal" y luego variar esa posición por la de que su agrupación "fue infiltrada". "Su teoría es que yo me infiltré a mí misma", comentó antes de negar haber tenido vínculos con el exdirectivo de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, a fines de los años 90, cuando era primera dama del régimen de su padre, Alberto Fujimori.

Keiko Fujimori también señaló en repetidas oportunidades que un testigo protegido de la fiscalía "miente" al haber brindado información sobre el presunto manejo irregular de los aportes que recibió su partido en su campaña hacia las elecciones presidenciales de 2011. "No me fugué antes, no me voy a fugar ahora", comentó para luego considerar "absurdo" que se diga que esto puede suceder porque no tiene una casa propia o porque su esposo, el estadounidense Mark Vito Villanela, es extranjero.

La audiencia continuará

La suerte de Keiko Fujimori, sobre quien pesa un pedido de 36 meses de prisión preventiva en la investigación que se le sigue por presunto lavado de activos, se conocerá aún dentro de unos días. Richard Concepción Carhuancho dedicó el segundo día de audiencias a seguir escuchando al fiscal José Domingo Pérez, quien investiga a Fujimori y otros diez colaboradores del partido Fuerza Popular, así como a la abogada Giuliana Loza.

Tras la declaración de Keiko Fujimori, el juez determinó que la audiencia continuará este viernes desde las 10.00 a.m. para analizar los argumentos de la fiscalía y los defensores de las otras diez personas que son investigadas junto a la lideresa de Fuerza Popular. Posteriormente, el juez deberá tomar una decisión sobre el pedido de prisión para Keiko y Pier Figari, Ana Herz, Jaime Yoshiyama, Adriana Tarazona, Carmela Paucará, Jorge Yoshiyama Sasaki, Vicente Silva Checa, Luis Alberto Mejía, Giancarlo Bertini y Augusto Bedoya.

Analistas y juristas consideran que el juez aún dedicará, cuando menos, todo este fin de semana para escuchar y analizar las solicitudes y luego anunciará su decisión, en el mejor de los casos, a inicios de la próxima semana. Keiko y sus colaboradores afrontan el pedido de 36 meses de prisión preventiva mientras son investigados por la presunta comisión del delito de lavado de activos durante su campaña presidencial de 2011, que perdió frente a Ollanta Humala.

(Con información de Andina y EFE)

¿Qué opinas?