El Consejo Municipal de Nueva York realizó una votación para prohibir el gas natural en edificios nuevos, convirtiéndose en la ciudad más grande de Estados Unidos en impulsar medidas para eliminar el combustible fósil y el potente gas de efecto invernadero.

El nuevo proyecto de ley prohíbe las conexiones de gas natural y equipos de combustión de petróleo en edificios nuevos de menos de siete pisos a partir del año 2023, y en 2027 se incluirá edificios de más de siete niveles.

Los edificios existentes no serán afectados por la medida, pero algunas modificaciones significativas requerirán que los edificios se vuelvan totalmente eléctricos.

Edificios verdes

La ciudad de Nueva York es la ciudad más grande hasta la fecha en promulgar prohibiciones sobre nuevas conexiones, ya que alrededor del 40% de sus emisiones de gases de efecto invernadero provienen de calderas, hornos y calentadores de agua.

Antes de la votación, la ciudad analizó los edificios nuevos y determinó que las facturas de los servicios públicos de las estructuras totalmente eléctricas son altamente competitivas en costos en comparación con los sistemas de gas en los edificios más antiguos. 

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.