Hoy más que nunca las series de televisión pueden y deben ser entendidas como fenómenos sociales. Además de analizarlas desde el aspecto estético, existe una dimensión en redes sociales que no se puede ignorar. "La Casa de las Flores" y su #PaulinaDeLasCasasChallenge es un ejemplo perfecto, aunque con un detalle que la hace especial.

Pasa que no siempre estos aspectos suelen coincidir. Por ejemplo, cuando aparece una serie como la de Luis Miguel, se puede decir que su impacto social en redes fue brutal, aunque su nivel de realización no fue del todo feliz. En la nueva producción de Netflix protagonizada por Verónica Castro y Aislinn Derbez, sin embargo, ambos aspectos van de la mano.

Luego de empezar a ver "La Casa de las Flores" explicamos SIN SPOILERS cinco razones por la cual todos debemos ver la serie de Netflix.

1. ES UNA SÁTIRA MORDAZ DE LAS TELENOVELAS

Así el televidente sea un crítico acérrimo de los culebrones o un entusiasta seguidor de clásicos como "María la del Barrio" o "Rosa salvaje", disfrutará de "La Casa de las Flores". La ficción deconstruye el género echando mano de Verónica Castro, quien en su momento fue una figura emblemática de las telenovelas. Los realizadores no se toman en serio y eso hace que la comedia en la historia se sienta natural.

2. CRITICA CON HUMOR A LA SOCIEDAD ACTUAL

Siempre decimos que la sociedad mexicana es muy parecida a la peruana. Al ver "La Casa de las Flores", se siente la cercanía, sobre todo en temas muy puntuales: el chisme, guardar las apariencias, el conservadurismo, las redes sociales... los chistes que hacen los personajes echan mano de temas cotidianos y por eso funcionan. En medio de una fiesta, el personaje de Verónica Castro prefiere tomarse la foto familiar incluso tras descubrir que su esposo la engañaba para aparentar que todo está bien, y podríamos seguir. Las vecinas chismosas están a la orden del día y los personajes caricaturezcos funcionan porque la serie misma establece no tomarse en serio desde el inicio.

3. ATRACTIVOS PERSONAJES

El gran acierto de los realizadores de "La Casa de las Flores" tiene nombre y apellido: Paulina de las Casas. Tal y como dice el manual de actuación, creó su 'gag' distintivo ─la característica forma pausada de hablar que dio pie al #PaulinaDeLasCasasChallenge─ y se metió al público al bolsillo. Pero Paulina (interpretada por la actriz Cecilia Suárez) es más que eso: es la hija que hace el "trabajo sucio" para mantener a su familia unida con mucha ─tal vez demasiada─ sinceridad. Reconozcámoslo: todos hemos sido Paulina de las Casas en algún momento.

4. EL FACTOR VERÓNICA CASTRO

"Los millenials conocen a Verónica Castro" debería ser el titular. Quienes sobrepasen los 30 años tal vez la recuerden como protagonista de telenovelas a finales de los ochenta y durante los noventa. En "La Casa de las Flores" echa mano de su talento para el melodrama para construir un personaje que parodia el estereotipo que represental. Es la fórmula perfecta.

5. EN NOMBRE DE LA DIVERSIDAD

En tiempos donde la lucha de la comunidad LGTBI es cada vez más fuerte, "La Casa de las Flores" es también un manifiesto en favor de la igualdad. La ficción incluye personajes homosexuales y bisexuales, así como transexuales, en un impulso por visibilizar sus problemas y, además, criticar la doble moral de la que a veces hace gala la sociedad.

0 Comentarios
¿Qué opinas?