Lucho Cáceres: "Yo no creo que la televisión deba educar"

El actor y guionista se alista para el estreno comercial de "Amigos en apuros", una película que escribió hace 13 años y finalmente llegará a las salas. Desde cine, televisión, política, redes sociales y más, habló con RPP Noticias.

Lucho Cáceres protagoniza y ha escrito el guión de la cinta, que llegará a los cines el 18 de octubre. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Marcos Reátegui

A Lucho Cáceres no le importa caerle bien a la gente. Como buen Leo, no tiene reparos en lanzar zarpazos a diestra y siniestra diciendo lo que piensa. Pero hace 15 años él no era así. Confiesa que tuvo que aceptar muchos proyectos que hoy en día rechazaría. Decidió escribir su propia película porque no encontraba buenas historias.

El actor y guionista cuenta los días para el estreno a nivel nacional de "Amigos en apuros", comedia que realizó en sociedad con Joel Calero ("La última tarde") y que escribió hace 13 años. Inicialmente, la pensó como una sitcom (comedia de situación), pero los años le dieron forma de película.

Si demoró tanto fue por financiamiento, el cual llegó de manera hollywoodense, según él mismo refiere: Christian Thorsen jugaba golf en La Planicie con un grupo de amigos llamados 'Los acholados' y así llegó el dinero. Ahora, "Amigos en apuros" llegará a la cartelera el próximo 18 de octubre a nivel nacional.

DE "CANTINFLAS" A BUSTER KEATON

Desde hace tiempo escribías historias, pero ¿qué rigor manejas como escritor?

No hubiera hecho nada de esto si no fuera de la mano de Joel (Calero). No tengo el rigor de escritor, que tú mencionas, ni la disciplina. Me han ofrecido escribir para medios pero no he podido escuchar muchas líneas. Este guión ha mutado mucho, ha tenido constantes revisiones. Pero si me gustaría en algún momento adquirir el oficio, porque no lo tengo, que es lo que me va a permitir alejarme de la ciudad, y verme como me veo de aquí a 20 años: fuera de Lima, escribiendo y mandando lo que escriba. Eso me haría muy feliz.

¿Cuáles han sido tus referentes de comedia para esta película?

Tengo muchos referentes y empiezan desde que tengo uso de razón con las mentiras de Pedro Picapiedra y Pablo Mármol yendo a los bolos mintiéndole a sus esposas. Crecí viendo 'Tres patines', 'Don gato', Chaplin, Cantinflas, Tintán, Don Ramón, 'El gordo y el flaco', Abbott y Costello, Sandrini en Argentina, Porcel y Olmedo, Buster Keaton... tengo muchos referentes de comedia que me gustan y he tratado de sintetizar. No es que me aleje del drama pero cuando suelto una vena creativa que siempre va por el humor y además me parece una herramienta importante para decir cosas.

En el cine se te identificaba mucho con el drama, entonces que regreses a la comedia trae recuerdos de tu paso televisivo...

La gente no te encasilla, uno se encasilla. Hace tiempo no me hago mucho drama con el tema. Es bien loco, tú me dices eso, y hace unos años me preguntaban ¿'otra vez de malo'? No ando pensando mucho si es que hago drama o comedia, sino que pienso en que la historia esté bien contada. Ahora si apelo a mi lado creativo casi siempre me sale comedia. Creo que la risa es necesaria, sanadora y vital. Necesitamos reir y me gusta lo complejo que es hacer reir. En el drama hay un común denominador: alguien muere y todos lloramos. Pero a lo mejor un tortazo no le da risa a todos. Me gusta el sarcasmo, la ironía, el doble sentido, el texto entre líneas. Creo que hacer reir es una ciencia.

UNA SOCIEDAD MUY PARTICULAR

Has dado el complicado paso que muchos actores quieren: trabajar detrás de cámaras, ¿cómo te sientes de haberlo dado?

Siéndote honesto, me he visto obligado a dar el paso porque en un momento no encontraba guiones o historias de las que quisiera ser parte. He dicho mucho 'no', he rechazado más trabajos de los que he aceptado en los últimos años, pero de eso me siento orgulloso. No me llegaban buenas historias, hay una escasez de guionistas y ante la pregunta constante de ¿qué persona me gustaría interpretar? pasé a preguntarme ¿qué historia quisiera contar? Eso me llevó a tener ciertas condiciones para el guión. Siempre escribía desde el colegio, he llevado cursos, y teniendo a Joel (Calero) al costado decidí dar el siguiente paso.

Entre Joel y tú se ha formado una asociación muy bonita, desde películas como 'Cielo oscuro', 'La última tarde', 'Amigos en apuros' y además preparan otra comedia...

Por eso creamos una productora para cine comercial, y lo decimos sin reparo: Sí, cine comercial. Me preguntan mucho del 'boom del cine peruano' y eso me da miedo, porque 'Los cuatro fantásticos' en la Selección fueron el boom... entonces de todo hacemos un boom. ¿Qué boom? Recién estamos bajando de la cuna, ojalá algún día nos paremos, caminemos. No hay un boom. Creo que el cine comercial debe nutrirse del cine de autor, debe aprender a hacerse con rigor, disciplina y hacerse bien. Y el cine de autor debe aprender a venderse. Mientras los dos vayan de la mano podemos olfatear a lo lejos un futuro donde seamos Argentina, Chile o Colombia. Hay que decirlo.

Tú eres bastante crítico, ¿le tienes miedo a las críticas?

Si, soy crítico y muy autocrítico. Muchas veces tengo fricciones en los lugares donde trabajo porque los critico. Por estar en un canal o una serie, ¿no puedo criticarlos? ¿No puedo decir que una serie donde trabajo me parece ingenua, naif, que se puede mejorar? Respeto las políticas de los lugares donde trabajo pero eso no significa que no pueda ser autocrítico. A veces se estigmatiza al cine comercial, que puede ser bueno sin dejar de ser comercial. Creo que todo está en contar bien una historia, porque veo muchas películas peruanas con saltos de guión, incoherencias, etc. No quiero generalizar, porque hay cosas muy buenas, pero un gran porcentaje requiere algo más de rigor.

Muchos dirían que es por falta de presupuesto...

Sí, es cierto, pero yo creo que al cine sudamericano nos caracteriza trabajar con pocos recursos y eso nos da una cuota de ingenio y picardía. Si logramos contar pocas historias con poco presupuesto, imagina lo que haría con más apoyo.

¿Qué me puedes decir de los próximos proyectos?

Tenemos muchas historias que contar. Joel y yo somos polos opuestos, somos totalmente diferentes. Si yo digo que el personaje de mi película es 'tres patines', él dice que es el Lazarillo de Tormes... nos vamos para los extremos. Cuando escribo algo y le menciono que parece 'El chavo en Acapulco' me queda mirando... O cuando en una escena le menciono que el timing es similar al de Kiko llorando cuando Don Ramón lo pellizca... no me entiende. Eso hace que cuando nos ponemos de acuerdo, logramos una universalidad. Discutimos mucho, ya es parte de nuestra dinámica, pero tenemos en cuenta que queremos contar bien una historia.

UN PLACER LLAMADO "PROVOCACIÓN"

En redes sociales tienes una gran cantidad de seguidores y otra gran cantidad de gente que no está de acuerdo...

Alguna vez mencioné que le he agarrado un placer particular a la provocación, me gusta, es saludable. He sido una persona que ha sufrido la provocación y me ha hecho madurar. La provocación te hace contar hasta diez, no pisar palitos, contenerse. Hubiese querido que en algunos momentos de mi vida alguien me provoque saludablemente para hacerme reflexionar. Por eso, los insultos [no me provocan nada]... hay otras cosas en las que tengo que trabajar, pero el insulto no, por eso bloqueo. Es muy particular que diciendo lo que pienso me convierto en un tipo de personaje, que soy un 'grinch' o un tipo ácido cuando en realidad no lo soy. Estamos acostumbrados a mostrar nuestra mejor cara y a mí hace tiempo no me provoca ser políticamente correcto.

¿Cuando hablas de provocación te refieres a la provocación de la prensa?

Sí. Pero yo sentía que no los atacaba, sino que me defendía hace 20 años atrás, y con la manera que me defendía ellos ganaban más que yo. Ahora ya no sé qué me podría provocar. Me hacen preguntas raras, extrañas, fuera de lugar, que no vienen al contexto, pero siempre está la potestad del entrevistado de contestar lo que quiere y del periodista de preguntar lo que le da la gana. Antes vivíamos otras épocas, ¿no? Era la era fujimontesinista, no había estado de derecho, habían abusos. Con los años, todo cambió, antes era muy fácil difamar e invadir, ahora puedes manda una carta notarial y yo creo en la justicia peruana.

¿Sientes que has madurado para ya no caer en provocaciones?

Sí, eso es definitivo. Ahora tengo 50 pero cuando tenga 60 me veré a los 50 y me seguiré viendo medio idiota (sic). O ahora pienso que cuando tenía 30 era idiota e inmaduro. El proceso de maduración nunca termina, pero sí aprendes cosas. No me arrepiento de nada, pero hay cosas que no volvería a hacer y palitos que no volvería a pisar.

¿Cómo cuales?

Como esas provocaciones, preguntas impertinentes, cosas que invaden tu vida... pero es parte de la cultura y de nosotros que no nos hacemos respetar. Mucha gente que trabaja en eso cree que por ser personas públicas [debemos permitirlo]. Nosotros no lo somos ni le debemos ninguna respuesta a nada, de comportamiento ético, moral, cívico, personal... lo único que le debe un actor a su público es una buena actuación. Si yo llego a mi casa y me acuesto con un caballo, no tengo que darle explicaciones a nadie y la percepción que tengan de mí me tiene sin cuidado. Hay compañeros que sienten que debemos tener "cierto comportamiento porque nos debemos a un público". Yo creo que solo les debemos una buena actuación y ahí queda.

Siguiendo con el tema de las provocaciones, ¿cómo te sientes como jurado en la televisión?

Bien, extrañamente bien. Me costó mucho tomar la decisión. Es parte del show bussiness que tanto critico, que no me gusta. Sabía que iba a pasar perro, pericote y gato por ahí ["El artista del año"]. Era parte del asunto, quiera o no parte de ese show. Pero Gisela es mi amiga y me convenció. Me dijo que sea el mismo que soy en Facebook, que emita opiniones, que diga la verdad. "Bueno, vamos pues", le dije. "Pero probemos tres meses". Así que me senté y nada, en verdad estoy bien, la paso bien. En el momento que dejo de divertirme me voy.

LUCHA DESDE ADENTRO

¿Qué cambiarías de la televisión de ahora?

Ya es imposible cambiarla. Creo que es más fácil utilizar Netflix. Y esa es la nueva televisión, incluso la que ha salvado la televisión. La migración de los guionistas, actores y directores de cine a Netflix es lo que ha reinventado y revivido la televisión. La TV en señal abierta es lo que es, e intentar cambiarla ya es ocioso. Intentar ponerle una cuota de dignidad y calidad es válido. Pero pretender darle la vuelta... ¡bah! Hay muchos estereotipos que se refuerzan en una televisión que mantiene a un público cautivo y activo en cosas obsoletas y arcaicas. No creo que cambie la televisión, es bien difícil, no creo que se vaya a dar un giro y agarre mejor calidad. Es lo que es: entretenimiento para alguna gente que la ve. No se les puede criticar o juzgar. Yo no creo que la TV deba educar pero tampoco propalar ignorancia o echar c... con ventilador. Yo creo que se puede autoregular un poquito. No creo que sigan existiendo programas en los que le pregunten a un concursante quien es el actual presidente y no sepa, y el resto de 'guerreritos' y 'combatientes' se rían.

Es difícil ser parte del show bussiness, de la farándula y criticarla, sobre todo porque estás en esa línea...

Sí claro, y mucha gente me dice que calladito me veo mejor. Yo formo parte de eso pero juego mi partido. Juego en mi puesto, soy el 6, juego delante de la línea de cuatro, juego ordenado, reparto a quien sabe, doy pase y si puedo me escapo. Así lo defino en términos futbolísticos. Pero que intento por lo menos hacer. A la televisión la quiero, es mi casa, me ha permitido tener un estándar de vida que no me ha dado el cine ni el teatro. La respeto e intento desde adentro, hacer que se la respete. A veces cuando me piden ir a un programa, siempre menciono que combatiré al mounstruo desde sus entrañas (risas)

Algo así como un parásito...

¡Así es! ¡Ahí voy a estar! Siento eso cuando estoy ahí. No me siento en mi casa, no, me siento en un lugar que fue mi casa, que quisiera que esté mejor y estoy a 180 grados cubriéndome, y eso me da una adrenalina que me permite disfrutarlo.

0 Comentarios
¿Qué opinas?