Las empresas deben generar valor social y contribuir en sus comunidades. Conoce cómo pueden hacerlo, aquí
Ya no basta con generar valor económico, sino que se espera que las organizaciones también generen valor social en las comunidades donde operan. | Fuente: Shutterstock

La sociedad actual exige a las empresas que se comprometan no solo con la economía del país, sino, sobre todo, con el contexto social y ambiental que las rodea. En esa línea, ya no basta con generar valor económico, sino que se espera que las organizaciones también generen valor social en las comunidades donde operan.

Cada vez son más las empresas alinean sus estrategias y decisiones a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como muestra del compromiso que mantienen con el planeta para lograr un futuro sostenible y más justo para todos. Hoy en día una empresa que no tiene un propósito que involucre la colaboración y el aporte social no tendrá un buen futuro.

Una de las formas de generar valor a la sociedad a través de las empresas es la creación de programas sostenibles (sociales o ambientales) en los lugares donde tienen operaciones. Para esto, será importante aplicar la visión empresarial e involucrar también a los colaboradores, quienes pueden aportar tiempo y conocimiento para mejorar las comunidades locales.

Otra manera importante de conseguir cambios sociales son las alianzas corporativas y el trabajo conjunto con el sector público. Este último tiene en sus manos la capacidad de elaborar leyes, reglas y ejecutar proyectos, mientras que el sector privado unido puede llegar a lugares a los que el Gobierno no tiene acceso e incluso puede ayudar a financiar programas escalables. Solo con la cooperación de ambos sectores será posible un verdadero aporte social.

Eso sí, para que las empresas generen valor social relevante, es fundamental que alineen su visión, objetivos y operaciones con los ODS. Además, este propósito social debe cumplirse también al interior de la empresa con buenas prácticas internas y con el compromiso de los colaboradores, quienes deben tener en claro que su trabajo tiene un objetivo global: contribuir social y ambientalmente al desarrollo del país.

“Las empresas pueden contribuir a través de la actividad principal de su negocio, por lo que pedimos a las empresas de todo el mundo que evalúen su impacto, establezcan metas ambiciosas y comuniquen de forma transparente sus resultados”, ha señalado Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas, sobre la importancia de las empresas para alcanzar los ODS.

Las empresas deben generar valor social y contribuir en sus comunidades. Conoce cómo pueden hacerlo, aquí
El Valor Compartido permite que la empresa incremente su valor, acelere su innovación y que los colaboradores se sientan como parte de un todo. | Fuente: Shutterstock

El Valor Compartido como la base para generar valor social

Para Mark Kramer y Michael Porter, académicos estadounidenses, este enfoque de generar valor económico a la vez que se crea valor social atendiendo las necesidades sociales tiene el nombre de Valor Compartido. Ambos fueron pioneros en el uso de este término que cada vez se aplica con más frecuencia en las organizaciones.

Con el Valor Compartido las empresas generan oportunidades económicas atendiendo desafíos sociales. Así, no se trata de acciones concretas de responsabilidad social, sino que, por el contrario, busca crear proyectos e innovaciones escalables y replicables que duren en el tiempo.

Para Kramer y Porter, existen tres formas en que las empresas pueden crear Valor Compartido: al repensar los productos y mercados, al permitir la mejora del ecosistema local donde se desarrollan y al redefinir la productividad en la cadena de valor. Así, se dejarán beneficios económicos y sociales creando valor conjunto entre la empresa y la comunidad.

Este enfoque fomenta la innovación y permite que la empresa contribuya a la mejora social, ganando a la vez experiencia y aprendizaje sobre las necesidades sociales. De esta forma se crea el famoso círculo virtuoso del Valor Compartido que incluye el impacto social y ambiental, el impacto positivo en el negocio y la innovación: mientras se genera impacto social se generan beneficios para el negocio, el cual sigue buscando formas innovadoras de aumentar el alcance y la escala de ese impacto.

El Valor Compartido permite que la empresa incremente su valor, acelere su innovación y que los colaboradores se sientan como parte de un todo, pues saben que su trabajo tiene un impacto positivo también en la sociedad. A la vez, las comunidades se benefician porque se toman en cuenta sus necesidades particulares y se contribuye a la mejora y desarrollo social y ambiental.

La Lista de “Empresas Que Transforman el Perú” es una iniciativa organizada por IPAE Asociación Empresarial y la Asociación Frida y Manuel Delgado Parker, con el apoyo de USAID, RPP y la consultoría de FSG. Esta busca reconocer a las organizaciones con operaciones en el país que vienen incluyendo estrategias de Valor Compartido. Conoce más aquí.