Boric vs. Castillo: ¿Dos caras de la misma moneda?

Boric y Castillo no son dos caras de la misma moneda dada que la realidad no es tan simple.

Centro Wiñaq

Centro Wiñaq

COMPARTE

Las elecciones Presidenciales en nuestro vecino, Chile, han sacudido el panorama político de este país, tal como lo hizo la asunción de Pedro Castillo al poder tan solo hace unos meses. El mandatario peruano ha felicitado a Gabriel Boric, el Presidente más joven de la historia de Chile y con clara tendencia izquierdista, sobre su triunfo presidencial. Boric, líder de la coalición Apruebo Dignidad que tiene como aliado al Partido Comunista, ha sido comparado con Castillo en tanto este también alcanzó a ganar las elecciones en alianza con una plataforma autodefinida como marxista leninista. ¿Son Boric y Castillo dos caras de la misma moneda? En esta ocasión argumentamos que a pesar de que tienen coincidencias programáticas, se trata de fenómenos distintos en el aspecto ideológico y de apoyo político.

Pedro Castillo Gabriel Boric
Diferencias en el electorado de Pedro Castillo y Gabriel Boric en distintos segmentos

Empecemos por las diferencias en el electorado de Boric y Castillo, en otras palabras, quienes le dieron su apoyo político. Según la intención de voto al 28 de mayo recogida por IPSOS, el electorado de Castillo contaba con mayor apoyo en zonas rurales, en la macrorregión sur y en la población con menores ingresos. Se veía que el apoyo de Castillo subía conforme se encuestó a sectores socioeconómicos más bajos, especialmente el NSE D y el NSE E, a diferencia del NSE A y B donde contaba con el menor apoyo. Por ejemplo, Castillo tenía 17% de los votos en el NSE A, contra 54% de los votos en el NSE E, según IPSOS. El electorado de Boric, tiene un rostro bien distinto. Boric le sacó ventaja a Kast en el sector socioeconómico más alto y en Santiago. Según la encuestadora CADEM, Boric habría tenido 6 puntos de ventaja en el sector socioeconómico más alto, con 46% de los votos a su favor, contra 40% para Kast. En tanto al voto regional, según Servel - Servicio Electoral Chileno - Boric le sacó 30 puntos de ventaja a Kast en la región Metropolitana, con 60% votando a su favor, en contra de 30% de los votos obtenidos por el candidato derechista. Curiosamente en Lima, Keiko Fujimori obtuvo un resultado similar al de Boric, con 63% votos a su favor, contra 34% de votos obtenidos por Pedro Castillo.

A diferencia de Castillo, Boric contó proporcionalmente con mucho más apoyo de parte de los jóvenes (18-34 años) que en otros grupos de edad. Según las encuestas le sacaba 20 puntos de ventaja a Kast, con 52% de los votos de los jóvenes a su favor, a diferencia de un virtual empate entre los otros grupos de edad. Recordemos que, en la segunda vuelta, los jóvenes de 18 a 25 años apostaron más por Keiko Fujimori que por Castillo. Según las encuestas, Fujimori contó con 43% de los votos de los más jóvenes - contra 39% de su opositor. Por lo contrario, Castillo fue más fuerte entre todos los otros grupos de edad, sacándole 6 puntos de ventaja en el grupo de 26 a 42 años y 3 puntos de ventaja entre el grupo de 42 a 65 años según IPSOS.

Tanto Castillo como Boric pertenecen a la izquierda política, si utilizamos un criterio simplista bidimensional, como propuso alguna vez Anthony Downs en su libro Una Teoría Económica para la Democracia. La coincidencia más evidente es que ambos creen en la expansión del poder del Estado y su intervención en la economía. Tal es el caso de Castillo con su creencia en la intervención estatal para controlar los precios, o de nacionalizar sectores “estratégicos” como el gas. En el caso de Boric, su propuesta estrella es “defender un sistema público, autónomo, sin fines de lucro y sin AFP” - según sus propias palabras -, por lo tanto, expandiendo el rol del Estado en materia previsional. La coincidencia más importante es su intención de impulsar un proceso a favor de una nueva Constitución en sus respectivos países. En el caso de Boric, la creciente aprobación de la Convención Constituyente lo puede haber ayudado a posicionarse como el ganador, y en el caso de Castillo, el camino hacia este objetivo se va dificultando conforme su popularidad presidencial va descendiendo, y los candados del Congreso respecto al proceso van aumentando.

Sin embargo, hay diferencias claras en el posicionamiento ideológico de ambos presidentes. En materia social, Castillo dio a comprender durante la campaña que su posición es más conservadora, estando en contra de políticas sociales como el aborto o el matrimonio homosexual, y además demuestra una inclinación hacia la “mano dura” en la inseguridad ciudadana, con su propuesta de empoderar a los ronderos. Por lo contrario, Boric pertenece a un grupo de izquierda progresista en lo social, mostrándose a favor del aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo. En este sentido, Boric comparte más con grupos liderados por Verónika Mendoza y Marco Arana. Este es el caso de su posición respecto al desarrollo minero que dice representar “zonas de sacrificio” o que pretenden “destruir al país” vislumbrando que se adhiere a una visión post-extractivista en la que la minería se debería restringir sólo al autoconsumo. En este sentido, comparte ideológicamente más con Mirtha Vásquez que con Castillo.

Para concluir, Boric y Castillo no son dos caras de la misma moneda dada que la realidad no es tan simple. Claramente ambos sí se perciben como aliados dentro de la región, crucialmente por la agenda en común de cambiar la Constitución en sus respectivos países. Sin embargo, hay algunos temas que, si son puestos sobre la mesa, es poco probable que ambos lleguen a coincidir.

Fuentes:

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, accionistas, representantes legales, gerentes y/o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.