Alejandra Guzmán
Alejandra Guzmán dio positivo al nuevo coronavirus, según anunció su padre en redes sociales. | Fuente: Instagram / Alejandra Guzmán

La cantante Alejandra Guzmán dio positivo a la prueba de detección de la COVID-19, según confirmó este 11 de marzo su padre, el artista Enrique Guzmán, a través de sus redes sociales.

Desde su cuenta en Twitter, el papá de la celebridad mexicana escribió un breve mensaje con el que anunciaba que su hija había contraído el nuevo coronavirus.

"Desgraciadamente resultó positiva", escribió.

El padre de Alejandra Guzmán ya había anunciado el miércoles 10 de marzo que su hija se sometería a un examen de descarte, por lo cual estaban a la espera de los resultados este jueves.

Asimismo, horas después de confirmar que la artista de 53 años contrajo la COVID-19, Enrique Guzmán tuiteó: "Creo que las declaraciones sobre el estado de Alejandra las debe hacer ella misma. Yo respeto sus decisiones".

Por su parte, Alejandra Guzmán no se ha pronunciado sobre los resultados de su prueba hasta el momento. Recientemente, en su cuenta de Instagram, solo compartió stories que promocionan su nueva canción "Lado oscuro". 

El retorno de Alejandra Guzmán a sus raíces

A inicios de febrero, la cantautora Alejandra Guzmán lanzó la canción “Lado Oscuro”, el primer sencillo de su próximo disco en el que asegura que regresa su "sonido original” y con el que quiere concienciar y alegrar a su público.

“Estamos pasando todos por un momento muy duro”, dijo Guzmán durante una visita a Miami (Florida). La artista aseguró que “Lado oscuro” y el resto de las canciones que presentará en su disco son producto de sus reflexiones durante el obligado confinamiento social para evitar los contagios de la COVID-19.

“Al estar sola conmigo misma me dije que tenía que regresar a lo mío”, explicó la artista mexicana, famosa por intensas baladas como “Eternamente bella” y “Hacer el amor con otro”.

Ese es justamente el tono de su nueva canción, que sacó acompañada de un impactante video en el que la artista sale cantando en una iglesia frente a un retablo y altar dorado, con cortes a su cara desde un confesionario.